El puerto mejor escondido de México

En tan solo 3 días, la maravillosa ciudad de Oaxaca se convirtió en una de nuestras preferidas. De no haber sido por nuestro compromiso con nuestro primer voluntariado a través de workaway en Puerto Escondido, nos abríamos quedado quién sabe hasta cuando. Aún así, intentamos alargar nuestra estadía un día más, que tan solo nos dejó con más ganas de regresar.

Intentando despertar del encanto de Oaxaca, al siguiente día tomamos una van por 7 horas hacia Puerto Escondido. Un camino angosto, lleno de curvas y de peregrinos de la virgen de Juquila, que aumentaron 3 horas más a nuestro ya pesado viaje. Luego nos enteraríamos que el estado de la carretera entre Oaxaca y Puerto Escondido, era la clave para que este paraíso no sea invadido por un turismo masivo y siga manteniendo su encanto local oaxaqueño, el que muchos temen que desaparezca con la gran avenida que estará lista en pocos años y que unirá a Oaxaca con Puerto Escondido en tan solo 3 horas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al fin llegamos. Sin saber qué esperar, nos bajamos con una ola de calor infernal. Siguiendo las instrucciones de Fernando, nuestro anfitrión, tomamos una camioneta/ colectiva hacia el Rancho Cuatro Elementos. Desde la carretera teníamos que caminar 1 kilómetro hasta llegar a nuestro destino final. Con las mochilas, el sol infernal, y la perdida que nos pegamos, el kilómetro pareció como 5. Como cosa rara, teníamos saldo, señal y batería. Llamamos a Fernando quien nos tuvo que ir a rescatar y guiarnos a hasta nuestro destino final (que había estado a pocos metros de nosotros).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Era un terreno en pendiente, con algunas plantaciones y pequeñas construcciones de madera. Una de las cuales fue nuestro cuarto por la siguiente semana, la cabaña de fuego, con paredes de tela y un techo de malla. Después de una delicioso spaguetti a leña de bienvenida, y una cálida conversación frente al fuego, Fer nos hizo sentir como parte de la familia, y después de mucho movimiento, finalmente nos llegó el sentimiento de casita que añorábamos tanto. Dormimos cobijados bajo un cielo estrellado. Esos lujos de la vida que no cuestan nada.

Screen Shot 2019-05-14 at 4.08.42 PM

Oaxaca-171700.jpg

Rancho Cuatro Elementos nació gracias al sueño de Fer, un ser fuera de lo común que decidió dejar las comodidades de la ciudad por una vida en el salvaje Puerto Escondido como lo describe Fer, cambiando la realidad superficial y virtual en la que se había visto absorbido en la ciudad por una de conexiones intensamente reales. Adquirió un terreno en el que ha ido trabajando junto a sus hijos durante los últimos 15 años. Poco a poco, un paso a la vez, Rancho Cuatro Elementos ha ido y continúa creciendo, transformándose en un maravilloso proyecto con una de las vistas más confortantes y hermosas que he visto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con nuestras energías repuestas y llenos de motivación, empezamos nuestro primer voluntariado. Todos los días de 9 a 12, trabajábamos en diferentes tareas en el Rancho, desde deshierbar las camas de nopales, hasta perseguir gatitos bebes, no paso mucho antes de que yo ya me dedicara únicamente a hacer murales que trajeran más vida y color a este hermoso rincón del planeta. Finalizada nuestra sudorosa mañana, tomábamos un baño en agua fría para que 10 minutos después en nuestra caminata hacia la carretera nos volviéramos a empapar de sudor. Esto solo hacia que lleguemos a la playa del día con mas ganas.

Oaxaca-111318.jpg

Oaxaca-121425.jpgCada tarde tuvimos la oportunidad de conocer una playa diferente, Zicatela, Coral, Playa Blanca, Bacocho, Bocana, Carrizalillo, y en cada una tuvimos la bendición de conocer almas afines, liberar tortuguitas, y ver atardeceres únicos y vibrantes, que nos recordaron el encanto de las playas del Pacífico. El ambiente de Puerto Escondido y sus playas de surfistas era delicioso. Sin olas de gente, con una comunidad internacional grande pero consciente, que busca mantener las playas limpias y lo mejor conservadas posible, con varios restaurantes y actividades a precios super cómodos, y sobretodo con una comunidad local fuerte que protege su tierra y sus tradiciones, México nos volvió a enamorar una vez más… cada lugar nos ha invitado a quedarnos más tiempo pensando que no encontraríamos algo mejor, es difícil tener un lugar preferido en México, sin embargo Oaxaca y sus playas te abrazan fuerte y no te dejan ir.

Oaxaca-151571.jpg

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aunque Puerto también nos hizo pagar piso con un par de encuentros no tan pacíficos (que tal vez no sean tan aptos para este medio), Puerto Escondido fue definitivamente el lugar que más nos atrapó. Estábamos felices, cocinando en leña, jugando con gatitos, meditando y haciendo yoga en las mañanas, disfrutando de poder ayudar en el Rancho, y descubriendo nuevas tradiciones y hermosas playas todos los días. Fue un lugar que nos intrigó, y uno de los pocos en los que hemos podido imaginar una vida…

Oaxaca-091117.jpg

De despedida Fer nos llevó a la mezclaría tradicional de Puerto, tenían desde un mezcal capuchino, hasta uno medicinal de hierbas que me tuvo tosiendo algunos minutos. Tuvimos una última cena alrededor del fuego conversando sobre el universo, alienígenas y playas. Al siguiente día, una vez terminado el último mural del último elemento, Fer nos llevó hasta la parada, y con un fuerte abrazo, muy agradecidos por el tiempo compartido y con la ilusión de futuros proyectos, nos dijimos hasta pronto.

Screen Shot 2019-05-14 at 4.15.33 PM.png

Screen Shot 2019-05-14 at 4.52.41 PM.png

Guanajuato, la ciudad de gradas y callejones

Viajamos como voluntarios, intercambiando experiencias, conocimientos, conviviendo con locales, y más que nada haciendo ecoturismo. En México, (y me refiero al país, porque acá coloquialmente se refieren a México como a la ciudad capital mas no al país) nos hemos sumergido en un ámbito más cultural. Cómo no hacerlo si en cada esquina, en cada rincón hay eventos y oportunidades para explorar e inspirarnos. Ahora no es suficiente, queremos más y más, y tenemos tanta suerte que lo que pedimos y soñamos se hace realidad. (Estamos a punto de comprar la lotería)

Guanajuato-174946.jpg

Llegamos a Guanajuato, sin querer queriendo en los días de clausura del Festival Cervantino, que resulta ser el festival cultural y artístico más grande e importante de América. Tuvimos suerte (como ya es costumbre) porque la ciudad estaba repleta y no había hoteles, hostales, pensiones, ni AirBB tenía opciones. Pero conocimos a Alexis, un joven de Aguas Calientes que vive y estudia en Guanajuato que nos pudo rentar una habitación en su mini depar. Fue un ganar-ganar porque Alexis estaba a punto de graduarse y necesitaba unos pesos extras. Como ya es costumbre, nos quedamos más de lo planificado. Fue buenazo porque porque con eso, Alexis tuvo suficiente para su traje de graduación. Llegar donde Alexis fue como llegar a la casa de un primo, todo natural y espontáneo.

Guanajuato-152707.jpg

Para ser sincero, no conocíamos nada nada al respecto de Guanajuato, fuimos por muchas recomendaciones, y atraídos por quién sabe que. Fue una muy agradable sorpresa. Ya instalados y con barriga llena después de un largo viaje, salimos a caminar y explorar. La ciudad entera estaba de fiesta. El centro de la ciudad tiene full callejones, parece que estás dentro de una película de terror o misterio. Seguramente el pasado histórico de Guanajuato se mantiene de alguna forma vivo aún. Guanajuato es cuna de la independencia y de momias, está repleta de arquitectura colonial, inclinados callejones empedrados y con infinitas gradas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Guanajuato-172936.jpg

La ciudad nos recibió de fiesta, hay que decirlo dos veces! En cada esquina, plaza, rincón se lo sentía y vivía. El Festival internacional Cervantino es la actividad artística y cultural más importante de México y América, esto también hay que repetirlo 2 veces! El Festival, por su consolidación en el ámbito internacional de las artes escénicas, ocupa un lugar muy especial entre los festivales de su tipo más importantes a nivel mundial. No lo digo yo, lo dice su trayectoria y su página web. En este festival converge la música, la ópera, el teatro, la danza, las artes plásticas, la literatura, los medios audiovisuales, la misma ciudad es una obra de arte! Para este año (2018) el país invitado fue India. Más y más señales nos jalan para allá, aunque también sentimos energías que nos jalan paras África, y un conciertazo de un grupo de Ska del Congo del grupo Jupiter y Okwess confirma nuestras intenciones de ir a ese hermoso continente. Tampoco podía faltar talento ecuatoriano, entre una cartelera de gigantes estaba Papá Changó! Diversidad, riqueza cultural universal, fiesta y una acogida auténtica por parte de los locales no solo nos invita pero obliga a regresar a Guanajuato. Quién se apunta para volver en 2 años para el 50avo aniversario del Festival Cervantino?

PueblosMagicos-250357.jpg

El Festival no fue todo. No podíamos irnos sin participar en las famosas callejoneadas. Dicen que si vienes a Guanajuato y no callejoneas, es como si no hubieras estado en la ciudad. Tienen muchas razón. La ciudad tiene más de 3500 callejones, siendo el callejón del sexo, perdón del beso (chiste local) el más famoso. La callejoneada es un recorrido amenizado por una estudiantina. La estudiantina es un conjunto musical tradicional formado por estudiantes universitarios que cantan canciones populares acompañados de diversos instrumentos. Es toda una experiencia y espectáculo. Se canta, se baila, y se realizan pequeñas pero significativas y muy humorísticas serenatas a las mujeres. Se pasa por el callejón de Constancia, el callejón del salto del mono, el callejón de la luz, el callejón de La Barranca, llegando en el final al callejón del beso, donde si no tienes pareja, igual te besan! Es difícil narrar o explicar, tienen que vivirlo. Así, sin descansos, entre shows, fiestas, conciertos y sorpresas, nos pasó volando el tiempo.

Te extrañamos Guanajuato. Nos vemos en 2 años.

Blog at WordPress.com.

Up ↑