Puebla, Cholula y los gajes de viajar

La ruta nos trajo de nuevo a CDMX, solo por una tarde, solo para continuar a Puebla. Nos queríamos quedar, pero teníamos que continuar. Sabemos que muy pronto regresaremos. Nos fue tan bien con Bla Bla Car que decidimos hacerlo nuestro medio de transporte. Para encontrarnos con nuestro nuevo amigo conductor teníamos que cruzar todo la ciudad en metro. Estábamos aterrados, la última vez que entramos a las entrañas de CDMX fue horrible! Estuvimos más de 1 hora en la estación esperando un vagón medio lleno, medio vacío donde podríamos entrar con nuestras mochilas. Fue imposible! Esta vez no habia opcion, Uber o taxi resultaba carísimo, había que cruzar toda la ciudad. Dados al dolor entramos a la estación, y esperando lo peor, lo único que podíamos hacer era ponerle buena cara al mal tiempo (literal porque caía un aguacero) Sorprendentemente la estación estaba semi vacía, y el primer tren que llegó estaba completamente vacío. Nos regresamos a ver como por instinto y los dos teníamos sonrisota de oreja a oreja. Este ride en especial fue divertido. En la dirección que agarramos, el tren no solo iba por el subte, sino que también una parte era tren elevado. Esto nos permitió conocer a simple vista barrios y sectores de CDMX que no estaban en nuestro radar. Llegamos al punto de encuentro de nuestro Bla Bla Car con tiempo de sobra. Nada mas gamin y mochilero que pegarse una siesta en la estación de metro. El ride hasta Puebla fue nada aburrido, más bien fue estresante. Aguacero torrencial + poca visibilidad + autopista de alta velocidad + mexicanos al volante = 1001 forma de morir!

Llegamos a Puebla con ganas de participar en los eventos del feriado del día de muertos ya que nuestra experiencia en Michoacán fue agridulce. Queríamos disfrutar de este patrimonio cultural, pero el tiempo no ayudaba. El desfile que teníamos pensado asistir fue postergado, y el río de agua se mezclaba con el río de gente. El centro de la ciudad era un caos. Decidimos ver el desfile “de película” en cama, calentitos y mientras veíamos el inicio de Spectre de James Bond. https://www.youtube.com/watch?v=9RtsTVMYCbA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los días de viaje, cuando son largos y no planeados, generalmente son nefastos. Interminables horas de viaje, muchas decisiones espontáneas, tienes hambre, tienes frío o calor, o las 2, tienes ganas de hacer de la #1, tienes ganas de hacer de la #2, no sabes en dónde estás o donde te vas a quedar, no conoces la ciudad, te pierdes, estás agotado, malgenio, oloroso o apestoso, y si a esto le sumas, tráfico de desfile en lluvia en feriado de día de muertos muchas veces te preguntas porque viajamos así! Esta tarde noche no terminaba solamente ahí. El Uber que agarramos después de esperar horas en medio aguacero sin saber en donde !@#$$% estábamos se perdió, o decidió perderse. No se si es truco sucio porque ya saben que Uber usa Waze o Google Maps, pero con la excusa del desfile no le hizo caso a la aplicación del celular. Fue bien raro, porque generalmente cuando hay tráfico las aplicaciones te desvían, pero te llevan por la mejor ruta. La cosa es que el precio final, fue mucho más que el precio original. Lo peor de todo fue que donde nos dejó no era la dirección de nuestro Couchsurfing. En lluvia, en la noche, con mochilas y perdidos nos tocó buscar la dirección correcta a pata! Finalmente llegamos, y la hospitalidad y un recibimiento caluroso por parte de nuestros hosts nos cambio de animo nuevamente. Al ver como llegábamos, nos alimentó y nos preparó un rico té calientito. Dormimos como bebés.

 

Al día siguiente a desayunar a lo bien. Estábamos muertos de hambre del trajin de el dia anterior. Con barriga llena, corazón contento, y buenas decisiones ! Nos fuimos a pasear a Cholula.

Cholula es conocida por su GRAN PIRAMIDE ! La más grande del mundo dicen los mexicanos.  Por las redes sociales circula esta increíble foto

cholula

https://goo.gl/images/JTLmfN  

la del Santuario de la Virgen de los Remedios con el volcán Popocatépetl detrás, con su manto de nieve encima y hasta humeando. Es uno de los iconos de México, un país donde el turismo es el principal atractivo, y mucho reside en las ruinas de las civilizaciones prehispánicas y muy especialmente en las pirámides que quedan en pie. Desde hace un buen rato yo ya no me como ningún cuento, fuimos sin ninguna expectativa a ver que onda. De pirámide no queda más que el cliché promocional y el recuerdo. Es la más grande del mundo? Ni idea. No se a quien le importa los récords, total yo soy nada competitivo. Para que no se queden con la duda, La Gran Pirámide de Cholula mide 64 metros, pero Tikal, Petén, y Keops son mucho más grandes. Lo que sí es gigante (y no se si sea récord o no) es su base de 450m x 450m y los millones de metros cúbicos de material que ahí entran.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y qué paso con el paisaje que promociona la foto ? Naranjas. Para tomar esa foto o mas que nada ver ese paisaje necesitas full full suerte para que las condiciones sean perfectas. Las condiciones no eran perfectas. Lo que sí era perfecto era el momento, el respirar, el estar presente, estar agradecido por el simple hecho de estar vivo con el nivel más alto de conciencia (porque puedes estar vivo y ser un zancudo!) y poder intensionar tu energía para poder cumplir con esta responsabilidad y ser luz!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para ser muy sincero no sé de la historia de la pirámide, ni de su iglesia. Quisimos entrar a los remanentes arqueológicos y a las ruinas, pero no quisimos pagar la entrada porque desde afuera se podía observar la mayoría. Además quedamos en “googlear” la historia e información y hasta la fecha no lo hacemos, no lo hacemos a fondo. Hay mucha mucha bibliografía. Lo que sí les puedo contar es que se estima que su construcción duró entre 500 y 1000 años, y que comenzó alrededor de 300 años antes de Cristo. Esta pirámide ocupa tanta área estructural y es así de grande, porque en la pluricultural historia mexicana, asentamientos humanos y culturas han levantado sus altares e iglesias siempre superponiendo y cubriendo en su totalidad los antiguos asentamientos (Pirámide sobre pirámide, templo sobre templo). Así se repitió la historia hasta que finalmente la “pirámide” quedó sepultada por matorrales, árboles y vegetación. La apariencia actual de la gran pirámide es la de un cerro en cuya cima se encuentra una iglesia católica, dedicada a la Virgen de los Remedios.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cholula también tiene la fama de tener 365 iglesias, 1 para cada día del año! Eso da para otro record, record de lo absurdo. Dicen por ahí que en Europa las iglesias se están convirtiendo en bibliotecas públicas, para darle mejor uso a la infraestructura. Mito o verdad no sé. Yo soy el que prefiere menos iglesias y más escuelas!  Lo interesante de esta historia es que donde se asienta Cholula se veneraba a Quetzalcóatl, la serpiente emplumada. El Dios principal de Mesoamérica. “La Serpiente Emplumada”, representa la dualidad inherente a la condición humana: la “serpiente” es cuerpo físico con sus limitaciones y las “plumas” son los principios espirituales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Recorrimos las calles y el centro de Cholula. Todavía estaban en “display” los altares del día de difuntos. Fue nuestro premio consuelo que vino recargado. El panteón del barrio estaba decorado muy tradicionalmente y sin ningún alma (viviente). Aquí pudimos realmente observar y disfrutar de esta tradición tan sagrada. El resto de la tarde pasamos en la plaza central disfrutando de un buen café para recargarnos y seguir viviendo los últimos minutos del feriado de muertos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la combi de regreso a Puebla, hicimos la conversa con un chico que se terminó bajando antes de su parada, y desviándose con nosotros para guiarnos en el centro de la ciudad. El karma estaba pagando deudas porque la plaza central de Puebla, y toda la ciudad en general estaba de fiesta por la clausura de eventos del feriado del Día de Muertos. Música, shows, arte y cultura por todo lado. Tuvimos gran suerte porque era la última noche del  gran circuito de altares y corredor de ofrendas. Este año, en los espacios públicos y culturales se organizó un circuito para que los pobladores y turistas admiren altares especiales, con el propósito de promover esta celebración, conocer la trayectoria de grandes hombres y mujeres de Puebla y el mundo, y disfrutar de la riqueza cultural y artística que ofrece la ciudad. Recorrimos 14 edificios importantes como el municipio, la gobernación, la catedral, varios museos con ofrendas y homenajes que se rinde a la memoria de personalidades destacadas en el mundo de la escritura, crónica e historia. Aún cuando se repiten elementos propios de la temporada como hojaldras, pan de muerto, velas, flores de muerto y flores de terciopelo, dulces, arroz, mole, tamales, alcohol y otros, ninguna ofrenda es igual que otra. Nos llamó la atención el altar dedicado a todas las víctimas de feminicidio de la ciudad. Impresionante ver y sentir esta otra realidad de México. Una realidad de droga, narcos, terrorismo, peligro y desigualdad. Nos alienta saber que existe un movimiento y activismo para cambiar esta cruda verdad. Otra vez finalizo el escrito sin poder poner en palabras lo agradecidos que estamos por estar sanos y salvos. Todos los días trabajamos para que nuestra frecuencia vibre en sincronía y atraiga sólo ángeles.  

Blog at WordPress.com.

Up ↑