San Cristobal y su gente linda

Después de una noche en autobús, llegamos a San Cristobal. Con un golpe de frío, de sueño, y de hambre, nos metimos en el primer comedor que vimos para tomarnos un cafecito que nos devuelva el alma al cuerpo. Completos, continuamos con nuestra misión de encontrar la casa de nuestro misterioso anfitrión de couchsurfing, un chico de universidad, que hacía un mes había convencido a sus papas de recibir a completos extraños en su casa,  con el argumento de que así podría viajar sin viajar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El barrio por el que pasamos nos dio la bienvenida con su rutina diaria, todo más lento, como en un tiempo en el que se podía soñar despierto y en el que eras amigo de tus vecinos. Veíamos cómo las pequeñas tiendas empezaban a despertar, el olor a pan, o mejor dicho, tortilla, empezaba a invadir las calles. La ausencia de autos fortalecía el sentimiento de antaño. Las calles de este pintoresco barrio de San Cristóbal se hallaban bloqueadas por las preparaciones para el festejo de algún santo, patrón de algo, que traía una excusa para poner música en las calles, vender comida, y bailar con los del barrio.

Oaxaca-211737.jpg

Llegamos a una casa de cemento, esquinera, con una puerta metálica negra. Coincidía con la descripción. No había timbre. Con poco de vergüenza tocamos la puerta… nada, tocamos un poco más fuerte… los ladridos protectores de un chigüagüa nos hicieron saltar para atrás, y nos dejaron saber que no había nadie. Escribimos a Juan Carlos, quién ya había salido para su universidad y nos dijo que regresaba a las 5 de la tarde… eran las 9am. Cansados, mal dormidos, con las maletas y ojeras, no se nos ocurrió mejor solución que buscar salvación en la tiendita de barrio ubicada al otro lado de la calle.

La señora, de lo más amable, escuchó nuestro inconveniente…

Ah! Juan Carlos? Es el novio de mi hija… no me cae bien. Está en la universidad y mi hija está en el colegio todavía… es muy mayor para ella… pero que puedo hacer? Si le prohíbo es peor así que lo único que me queda es rezar para que se desenamoren… pero tranquilos, dejen sus maletas yo les cuido hasta que regresen.

Así, confiando en la bondad de extraños, libres de equipaje y de preocupaciones, empezamos a recorrer San Cristobal. Descubrimos otro pueblo mágico, pero diferente a los otros, un pueblo que irradiaba autenticidad, lucha, tradiciones y cultura, que había logrado sobrevivir la avasalladora avalancha de la globalización.

Oaxaca-211746.jpg

El maravilloso sentimiento autóctono venía acompañado de un desorden y caos que aún no habíamos experimentado en México. A pesar de, y como en la mayoría de pueblos mexicanos, nos vimos absorbidos por su destello de eventos, cineclubs, charlas, talleres, degustaciones, conciertos y un variado menú abierto tan solo para los amantes del arte y cultura.

Más que satisfechos con nuestra primera exploración, regresamos por nuestras maletas, preocupados de haber abusado de la bondad de la señora de la tienda. Para nuestra sorpresa, nuestras maletas ya estaban en la casa. La familia Zimpa fue de lo más encantadora. Mamá, papá, hermana, hermano, loro, dos chigüagüas, y una casa a medio construir, pero que irradiaba un calor de hogar mucho mayor a varias casas hermosas en las que he estado.

20181120_191133.jpg

Esa noche, como familia, nos sentamos a cenar todos juntos. Sin pantallas, todos presentes, compartimos historias, nos reímos, fuimos testigos de una dinámica familiar alegre, llena de complicidad, humor y cariño, unidos por un sentido de comunidad y de ayuda al prójimo muy fuerte. Mamá Zimpa, sobretodo, nos conmovió con sus historias de todos los animalitos a los que había salvado a punta de agua y tortillas, desde una paloma hasta un grillito, que sí, comía tortillas.

Oaxaca-211768.jpg

Con el corazón contento continuamos nuestro recorrido al siguiente día. Los dos miradores a ambos extremos de la ciudad nos brindaron una linda vista de las iglesias, arquitectura colonial y montañas aledañas. Pasamos por diferentes eventos culturales que habían llamado nuestra atención, pero nada logró despistarnos de la importante cita que teníamos esa noche. Era nuestro turno de cocinar para nuestra familia anfitriona. La que muy emocionada por probar recetas raras, invitaron a tíos, primos y a una pareja de amigos chinos.

Ya con los ingredientes listos, empezamos a preparar una cena multicultural, con recetas de diferentes partes del mundo, y sin tortillas! Para rematar, encontramos en la casa tomates de árbol, que habían comprado por curiosidad pero que no sabían cómo prepararlos. Así que nuestro ya remix tuvo ají y dulce de tomate de árbol. Un sabor que no habíamos probado en mucho tiempo, y que nos llevó de vuelta a nuestro adorado Ecuador.

La cena fue sensación (aunque igual les hizo falta las tortillas). Disfrutamos de un intercambio cultural, de un humor sano, en compañía de gente linda de corazón. Gente linda de corazón, están en todo lado. Parte de lo que me encanta de viajar es esto, te rompe los esquemas, destruye tus miedos y prejuicios. Viajar de esta manera me demuestra todos los días que las personas somos buenas y generosas de naturaleza, que debemos permitirnos volver a confiar unos en otros y así apoyarnos para crecer juntos como comunidad.

20181121_225527

Gracias familia Zimpa por confiar y acoger a extraños, por esta lección tan hermosa de humildad, de generosidad, de alegría, de comunidad.

Hasta la próxima!

Entre personajes y festivales de jazz que suenan a cumbia

Resulta que estamos a comienzos de julio del 2019, y son más de 7 meses desde que pasamos por las ricas tierras de Oaxaca. Wow! Como pasa el tiempo, y que vagos que nos hemos portado con el blog. La vida misma es sabia, y en momentos de estrés y de frustración, intento escribir esto para cambiar aires y conectarme nuevamente con las cosas importantes. 

Recapitulemos. Estábamos en mood luna de miel en Puerto Escondido en Rancho 4 Elementos, pero teníamos que continuar. Despedirnos de Fer fue como despedirse de un brother de toda la vida. Esos brothers que están para todas las de ley. 

20181115_181703

Salimos de Rancho 4 Elementos rumbo a continuar el viaje, con una idea de a donde ir  pero sin plan. Tan poco planeado estaba esta nueva movida que terminamos en un OXXO en la mitad de la carretera escampando del solazo. No sé como ni por que los OXXO se han convertido en puntos claves. No sé ni porque vamos, son el típico “convenience store” poco conveniente para el planeta, pero están en todo lado, así como los Seven Eleven en Bangkok.  Pero fue en este específico OXXO que muy convenientemente nos encontramos con Don Salomón. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cruce miradas con un personaje, un personaje que me recordaba a Don Juan Matus, de esos excelentes libros que estoy tan agradecido. Tal vez fue por eso que me sentí muy cómodo cuando Don Salomón, se acercó a nosotros a preguntarnos si estábamos bien o si necesitábamos algo. Seguramente nuestro look deshidratado en medio de ese calor y nuestras caras de “qué car·$%jos hacemos ahora” le llamo la atención. El sombrero, el pañuelo, sus facciones y su energía me desconcentraba de lo que nos estaba conversando. Por suerte le tengo a la Guz, que no dudo ni un segundo y confió 100% en este desconocido que nos llevaría a su comunidad. 

20181118_133822.jpg

Ventanilla esta a 20 minutos de Mazunte, que con su proyecto de restauración de mangle y playa hipnotizante nos asombró que no estuviera infestada de gente como estaban las playas vecinas. La fama de Mazunte, y el festival de Jazz atraían a la gente a otras playas lo que resultó perfecto para nosotros porque acampamos en el paraíso de Ventanilla. 

Oaxaca-181725.jpg

Después del merecido chapuzón en el mar, el coco helado, y de armar campamento, pudimos dar una vuelta y socializar. La brisa nos trajo una singular fragancia que nos acercó a un par de amigos que estaban disfrutando de la sombra y de unas buenas bielas. Miguel, Abraham y Armando, viejos amigos, confirmaban todo lo que sospechábamos de Don Salomón. En 30 segundos y después de haber “aclimatado” nos contaban que estaban en Ventanilla para visitar a Don Salomón. La última vez que estuvieron por aquí, tuvieron una experiencia muy parecida a la nuestra, y tan fascinados se encontraron por este peculiar personaje, que ya era la tercera vez que regresaban solo para conversar con Don Salomón. 

Don Salomón era el educador principal de la comunidad, ahora sabrán porque sentía tanta atracción por él. Ya retirado de dar clases formales en la escuela, maneja su pequeño negocio turístico y sigue “aconsejando a quien quiera conversar con él”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después de un par de cocos helados más, Armando, Miguel y Abraham nos contaban que este finde era el famoso festival de Jazz de Mazunte. No le habíamos parado mucha bola al festival porque teníamos que continuar el viaje y un festival de Jazz no justificaba cambiar nuestros planes (al principio). Mientras conversábamos de la vida y comíamos cocos, llegó a nuestras manos el programa del festival. Estaba un poco confundido. Era un festival de Jazz? No sé exactamente que se considera Jazz por estos lados. Al revisar el “line up” del festival descubrimos que había más Cumbia y Funk que nada, y también descubrimos que 3 bandas que nos encantan tocarían en la clausura del festival. Ese instante, hicimos uso de la espontaneidad que esta a nuestra disposición. Cambiamos el pasaje de bus y nos quedamos para el festival, porque la cumbia sí justifica cambiar nuestros planes.

programacion-festival-mazunte.jpg

La Yegros, y Los Amigos Invisibles calentaban motores para el gran cierre del festival de Jazz: nada menos que la Original Sonora Dinamita. Al más estilo de Cumbia colombiana se clausuraba el festival de Jazz. 

Aunque disfrutamos mucho de la música, y del ambiente mexicano tan festivo, el festival dejó mucho que desear. No solo por la falta de organización y nula congruencia con la naturaleza del sitio. Mazunte es destino importantísimo para la anidación de tortugas marinas, hogar del Centro Mexicano de la Tortuga. En vez de hacer un festival con temática relacionada al símbolo más importante del pueblo, se quieren inventar el agua tibia. Fue triste ver como la playa estaba “arribada” de turistas. Después de 3 días de festival y de desmadre fue doloroso ver como quedo la playa y el pueblo. 

*Arribada: El anidamiento sincronizado a gran escala de algunas especies de tortugas marinas. Literalmente cientos de tortugas anidando al mismo tiempo. Patrimonio Natural de la Humanidad. 

92036

Foto: http://www.guestlist.net

Fue difícil verle el lado positivo a esta situación. Ser parte de algo tan irónico y tan impuro te rompe el corazón y te hace dudar de la inteligencia de la spp. Homo sapiens sapiens en el planeta. Pero he tenido varias revelaciones después de vivir esto, y revivirlo ahora que lo escribo. 1: Necesitamos compartir lo que hemos estado haciendo los últimos 2 años en Reserva Pacuare pro educación y pro conservación de la biodiversidad. 2: Sin importar qué tan duro sea, hay que seguir en el camino del “despertar”. Es difícil, porque el 98% del tiempo tienes que bajar de nivel tus conversaciones para no parecer un lunático. Tranqui, lo digo sin un centígrado de ego. 3: De vez en cuando se despeja la noche, y se ven estrellas; y muy de vez en cuando se ven estrellas fugaces. Esto es combustible para el alma! 

Pero bueno, este sentimiento agridulce con el que salimos de las 2 noches de festival, se vio eclipsado por la acogida tan increíble que tuvimos por el trío dinámico mexicano. Miguel, Armando y Abraham, prácticamente nos adoptaron. Nos llevaron a Huatulco, o al Acapulco de Oaxaca. Nos llevaron a las huecas del barrio para un tradicional desayuno con tortillas, que nos llenó de energía para ir a disfrutar de la solitaria playa el “violín”, que nos recordó a las mágicas playas de nuestro añorado Galápagos.

DEA3CB21-4BA6-4A3E-9FCF-1CB2DD3602B0.png

Foto: http://www.viajacompara.com

Una vez más volvimos a ser víctimas de la riqueza humana mexicana. No es justo este relato ni el más profundo agradecimiento para todo lo que nos ayudaron y brindaron en hospitalidad y energía los personajes de esta historia. Oaxaca no estaría tan clavado en nuestra memoria y corazón si no fuera por ustedes.

20181119_122526

El puerto mejor escondido de México

En tan solo 3 días, la maravillosa ciudad de Oaxaca se convirtió en una de nuestras preferidas. De no haber sido por nuestro compromiso con nuestro primer voluntariado a través de workaway en Puerto Escondido, nos abríamos quedado quién sabe hasta cuando. Aún así, intentamos alargar nuestra estadía un día más, que tan solo nos dejó con más ganas de regresar.

Intentando despertar del encanto de Oaxaca, al siguiente día tomamos una van por 7 horas hacia Puerto Escondido. Un camino angosto, lleno de curvas y de peregrinos de la virgen de Juquila, que aumentaron 3 horas más a nuestro ya pesado viaje. Luego nos enteraríamos que el estado de la carretera entre Oaxaca y Puerto Escondido, era la clave para que este paraíso no sea invadido por un turismo masivo y siga manteniendo su encanto local oaxaqueño, el que muchos temen que desaparezca con la gran avenida que estará lista en pocos años y que unirá a Oaxaca con Puerto Escondido en tan solo 3 horas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al fin llegamos. Sin saber qué esperar, nos bajamos con una ola de calor infernal. Siguiendo las instrucciones de Fernando, nuestro anfitrión, tomamos una camioneta/ colectiva hacia el Rancho Cuatro Elementos. Desde la carretera teníamos que caminar 1 kilómetro hasta llegar a nuestro destino final. Con las mochilas, el sol infernal, y la perdida que nos pegamos, el kilómetro pareció como 5. Como cosa rara, teníamos saldo, señal y batería. Llamamos a Fernando quien nos tuvo que ir a rescatar y guiarnos a hasta nuestro destino final (que había estado a pocos metros de nosotros).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Era un terreno en pendiente, con algunas plantaciones y pequeñas construcciones de madera. Una de las cuales fue nuestro cuarto por la siguiente semana, la cabaña de fuego, con paredes de tela y un techo de malla. Después de una delicioso spaguetti a leña de bienvenida, y una cálida conversación frente al fuego, Fer nos hizo sentir como parte de la familia, y después de mucho movimiento, finalmente nos llegó el sentimiento de casita que añorábamos tanto. Dormimos cobijados bajo un cielo estrellado. Esos lujos de la vida que no cuestan nada.

Screen Shot 2019-05-14 at 4.08.42 PM

Oaxaca-171700.jpg

Rancho Cuatro Elementos nació gracias al sueño de Fer, un ser fuera de lo común que decidió dejar las comodidades de la ciudad por una vida en el salvaje Puerto Escondido como lo describe Fer, cambiando la realidad superficial y virtual en la que se había visto absorbido en la ciudad por una de conexiones intensamente reales. Adquirió un terreno en el que ha ido trabajando junto a sus hijos durante los últimos 15 años. Poco a poco, un paso a la vez, Rancho Cuatro Elementos ha ido y continúa creciendo, transformándose en un maravilloso proyecto con una de las vistas más confortantes y hermosas que he visto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Con nuestras energías repuestas y llenos de motivación, empezamos nuestro primer voluntariado. Todos los días de 9 a 12, trabajábamos en diferentes tareas en el Rancho, desde deshierbar las camas de nopales, hasta perseguir gatitos bebes, no paso mucho antes de que yo ya me dedicara únicamente a hacer murales que trajeran más vida y color a este hermoso rincón del planeta. Finalizada nuestra sudorosa mañana, tomábamos un baño en agua fría para que 10 minutos después en nuestra caminata hacia la carretera nos volviéramos a empapar de sudor. Esto solo hacia que lleguemos a la playa del día con mas ganas.

Oaxaca-111318.jpg

Oaxaca-121425.jpgCada tarde tuvimos la oportunidad de conocer una playa diferente, Zicatela, Coral, Playa Blanca, Bacocho, Bocana, Carrizalillo, y en cada una tuvimos la bendición de conocer almas afines, liberar tortuguitas, y ver atardeceres únicos y vibrantes, que nos recordaron el encanto de las playas del Pacífico. El ambiente de Puerto Escondido y sus playas de surfistas era delicioso. Sin olas de gente, con una comunidad internacional grande pero consciente, que busca mantener las playas limpias y lo mejor conservadas posible, con varios restaurantes y actividades a precios super cómodos, y sobretodo con una comunidad local fuerte que protege su tierra y sus tradiciones, México nos volvió a enamorar una vez más… cada lugar nos ha invitado a quedarnos más tiempo pensando que no encontraríamos algo mejor, es difícil tener un lugar preferido en México, sin embargo Oaxaca y sus playas te abrazan fuerte y no te dejan ir.

Oaxaca-151571.jpg

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aunque Puerto también nos hizo pagar piso con un par de encuentros no tan pacíficos (que tal vez no sean tan aptos para este medio), Puerto Escondido fue definitivamente el lugar que más nos atrapó. Estábamos felices, cocinando en leña, jugando con gatitos, meditando y haciendo yoga en las mañanas, disfrutando de poder ayudar en el Rancho, y descubriendo nuevas tradiciones y hermosas playas todos los días. Fue un lugar que nos intrigó, y uno de los pocos en los que hemos podido imaginar una vida…

Oaxaca-091117.jpg

De despedida Fer nos llevó a la mezclaría tradicional de Puerto, tenían desde un mezcal capuchino, hasta uno medicinal de hierbas que me tuvo tosiendo algunos minutos. Tuvimos una última cena alrededor del fuego conversando sobre el universo, alienígenas y playas. Al siguiente día, una vez terminado el último mural del último elemento, Fer nos llevó hasta la parada, y con un fuerte abrazo, muy agradecidos por el tiempo compartido y con la ilusión de futuros proyectos, nos dijimos hasta pronto.

Screen Shot 2019-05-14 at 4.15.33 PM.png

Screen Shot 2019-05-14 at 4.52.41 PM.png

Puebla, Cholula y los gajes de viajar

La ruta nos trajo de nuevo a CDMX, solo por una tarde, solo para continuar a Puebla. Nos queríamos quedar, pero teníamos que continuar. Sabemos que muy pronto regresaremos. Nos fue tan bien con Bla Bla Car que decidimos hacerlo nuestro medio de transporte. Para encontrarnos con nuestro nuevo amigo conductor teníamos que cruzar todo la ciudad en metro. Estábamos aterrados, la última vez que entramos a las entrañas de CDMX fue horrible! Estuvimos más de 1 hora en la estación esperando un vagón medio lleno, medio vacío donde podríamos entrar con nuestras mochilas. Fue imposible! Esta vez no habia opcion, Uber o taxi resultaba carísimo, había que cruzar toda la ciudad. Dados al dolor entramos a la estación, y esperando lo peor, lo único que podíamos hacer era ponerle buena cara al mal tiempo (literal porque caía un aguacero) Sorprendentemente la estación estaba semi vacía, y el primer tren que llegó estaba completamente vacío. Nos regresamos a ver como por instinto y los dos teníamos sonrisota de oreja a oreja. Este ride en especial fue divertido. En la dirección que agarramos, el tren no solo iba por el subte, sino que también una parte era tren elevado. Esto nos permitió conocer a simple vista barrios y sectores de CDMX que no estaban en nuestro radar. Llegamos al punto de encuentro de nuestro Bla Bla Car con tiempo de sobra. Nada mas gamin y mochilero que pegarse una siesta en la estación de metro. El ride hasta Puebla fue nada aburrido, más bien fue estresante. Aguacero torrencial + poca visibilidad + autopista de alta velocidad + mexicanos al volante = 1001 forma de morir!

Llegamos a Puebla con ganas de participar en los eventos del feriado del día de muertos ya que nuestra experiencia en Michoacán fue agridulce. Queríamos disfrutar de este patrimonio cultural, pero el tiempo no ayudaba. El desfile que teníamos pensado asistir fue postergado, y el río de agua se mezclaba con el río de gente. El centro de la ciudad era un caos. Decidimos ver el desfile “de película” en cama, calentitos y mientras veíamos el inicio de Spectre de James Bond. https://www.youtube.com/watch?v=9RtsTVMYCbA

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los días de viaje, cuando son largos y no planeados, generalmente son nefastos. Interminables horas de viaje, muchas decisiones espontáneas, tienes hambre, tienes frío o calor, o las 2, tienes ganas de hacer de la #1, tienes ganas de hacer de la #2, no sabes en dónde estás o donde te vas a quedar, no conoces la ciudad, te pierdes, estás agotado, malgenio, oloroso o apestoso, y si a esto le sumas, tráfico de desfile en lluvia en feriado de día de muertos muchas veces te preguntas porque viajamos así! Esta tarde noche no terminaba solamente ahí. El Uber que agarramos después de esperar horas en medio aguacero sin saber en donde !@#$$% estábamos se perdió, o decidió perderse. No se si es truco sucio porque ya saben que Uber usa Waze o Google Maps, pero con la excusa del desfile no le hizo caso a la aplicación del celular. Fue bien raro, porque generalmente cuando hay tráfico las aplicaciones te desvían, pero te llevan por la mejor ruta. La cosa es que el precio final, fue mucho más que el precio original. Lo peor de todo fue que donde nos dejó no era la dirección de nuestro Couchsurfing. En lluvia, en la noche, con mochilas y perdidos nos tocó buscar la dirección correcta a pata! Finalmente llegamos, y la hospitalidad y un recibimiento caluroso por parte de nuestros hosts nos cambio de animo nuevamente. Al ver como llegábamos, nos alimentó y nos preparó un rico té calientito. Dormimos como bebés.

 

Al día siguiente a desayunar a lo bien. Estábamos muertos de hambre del trajin de el dia anterior. Con barriga llena, corazón contento, y buenas decisiones ! Nos fuimos a pasear a Cholula.

Cholula es conocida por su GRAN PIRAMIDE ! La más grande del mundo dicen los mexicanos.  Por las redes sociales circula esta increíble foto

cholula

https://goo.gl/images/JTLmfN  

la del Santuario de la Virgen de los Remedios con el volcán Popocatépetl detrás, con su manto de nieve encima y hasta humeando. Es uno de los iconos de México, un país donde el turismo es el principal atractivo, y mucho reside en las ruinas de las civilizaciones prehispánicas y muy especialmente en las pirámides que quedan en pie. Desde hace un buen rato yo ya no me como ningún cuento, fuimos sin ninguna expectativa a ver que onda. De pirámide no queda más que el cliché promocional y el recuerdo. Es la más grande del mundo? Ni idea. No se a quien le importa los récords, total yo soy nada competitivo. Para que no se queden con la duda, La Gran Pirámide de Cholula mide 64 metros, pero Tikal, Petén, y Keops son mucho más grandes. Lo que sí es gigante (y no se si sea récord o no) es su base de 450m x 450m y los millones de metros cúbicos de material que ahí entran.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y qué paso con el paisaje que promociona la foto ? Naranjas. Para tomar esa foto o mas que nada ver ese paisaje necesitas full full suerte para que las condiciones sean perfectas. Las condiciones no eran perfectas. Lo que sí era perfecto era el momento, el respirar, el estar presente, estar agradecido por el simple hecho de estar vivo con el nivel más alto de conciencia (porque puedes estar vivo y ser un zancudo!) y poder intensionar tu energía para poder cumplir con esta responsabilidad y ser luz!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para ser muy sincero no sé de la historia de la pirámide, ni de su iglesia. Quisimos entrar a los remanentes arqueológicos y a las ruinas, pero no quisimos pagar la entrada porque desde afuera se podía observar la mayoría. Además quedamos en “googlear” la historia e información y hasta la fecha no lo hacemos, no lo hacemos a fondo. Hay mucha mucha bibliografía. Lo que sí les puedo contar es que se estima que su construcción duró entre 500 y 1000 años, y que comenzó alrededor de 300 años antes de Cristo. Esta pirámide ocupa tanta área estructural y es así de grande, porque en la pluricultural historia mexicana, asentamientos humanos y culturas han levantado sus altares e iglesias siempre superponiendo y cubriendo en su totalidad los antiguos asentamientos (Pirámide sobre pirámide, templo sobre templo). Así se repitió la historia hasta que finalmente la “pirámide” quedó sepultada por matorrales, árboles y vegetación. La apariencia actual de la gran pirámide es la de un cerro en cuya cima se encuentra una iglesia católica, dedicada a la Virgen de los Remedios.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cholula también tiene la fama de tener 365 iglesias, 1 para cada día del año! Eso da para otro record, record de lo absurdo. Dicen por ahí que en Europa las iglesias se están convirtiendo en bibliotecas públicas, para darle mejor uso a la infraestructura. Mito o verdad no sé. Yo soy el que prefiere menos iglesias y más escuelas!  Lo interesante de esta historia es que donde se asienta Cholula se veneraba a Quetzalcóatl, la serpiente emplumada. El Dios principal de Mesoamérica. “La Serpiente Emplumada”, representa la dualidad inherente a la condición humana: la “serpiente” es cuerpo físico con sus limitaciones y las “plumas” son los principios espirituales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Recorrimos las calles y el centro de Cholula. Todavía estaban en “display” los altares del día de difuntos. Fue nuestro premio consuelo que vino recargado. El panteón del barrio estaba decorado muy tradicionalmente y sin ningún alma (viviente). Aquí pudimos realmente observar y disfrutar de esta tradición tan sagrada. El resto de la tarde pasamos en la plaza central disfrutando de un buen café para recargarnos y seguir viviendo los últimos minutos del feriado de muertos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la combi de regreso a Puebla, hicimos la conversa con un chico que se terminó bajando antes de su parada, y desviándose con nosotros para guiarnos en el centro de la ciudad. El karma estaba pagando deudas porque la plaza central de Puebla, y toda la ciudad en general estaba de fiesta por la clausura de eventos del feriado del Día de Muertos. Música, shows, arte y cultura por todo lado. Tuvimos gran suerte porque era la última noche del  gran circuito de altares y corredor de ofrendas. Este año, en los espacios públicos y culturales se organizó un circuito para que los pobladores y turistas admiren altares especiales, con el propósito de promover esta celebración, conocer la trayectoria de grandes hombres y mujeres de Puebla y el mundo, y disfrutar de la riqueza cultural y artística que ofrece la ciudad. Recorrimos 14 edificios importantes como el municipio, la gobernación, la catedral, varios museos con ofrendas y homenajes que se rinde a la memoria de personalidades destacadas en el mundo de la escritura, crónica e historia. Aún cuando se repiten elementos propios de la temporada como hojaldras, pan de muerto, velas, flores de muerto y flores de terciopelo, dulces, arroz, mole, tamales, alcohol y otros, ninguna ofrenda es igual que otra. Nos llamó la atención el altar dedicado a todas las víctimas de feminicidio de la ciudad. Impresionante ver y sentir esta otra realidad de México. Una realidad de droga, narcos, terrorismo, peligro y desigualdad. Nos alienta saber que existe un movimiento y activismo para cambiar esta cruda verdad. Otra vez finalizo el escrito sin poder poner en palabras lo agradecidos que estamos por estar sanos y salvos. Todos los días trabajamos para que nuestra frecuencia vibre en sincronía y atraiga sólo ángeles.  

México, un país en el que te da ganas de vivir y de morirte

La Muerte, decoraba cada esquina mexicana por la que pasamos. No era la muerte fría, miedosa y definitiva a la que muchos estamos acostumbrados, con la que hemos crecido. Era una muerte bella, llena de colores, humor y ofrendas que transforman este evento tan eludido, en una fiesta de aceptación y en una promesa de jubilosa inmortalidad.

PueblosMagicos-030904.jpg

Esta fascinante celebración, que llena a los mexicanos de orgullo, une a familias y atrae a millones de turistas alrededor del mundo, nace a partir de la mezcla del sincretismo religioso post colonización y de la cosmovisión de culturas milenarias que habitaron este territorio mucho antes de la llegada de los españoles, y que aún cientos de años después, sus creencias y tradiciones continúan fortaleciendo la cultura mexicana, brindando consuelo y esperanza, e incluso inspirando miles de obras artísticas alrededor del mundo.

PueblosMagicos-030772.jpg

Los aztecas, mexicas, toltecas y mayas ven la muerte como un paso más cerca hacia la inmortalidad. Para ellos, la muerte está totalmente ligada a la vida; no se puede comprender la vida sin la muerte; la muerte se convierte en una celebración de la vida que pasó y del camino que está por venir.  En la mitología tolteca y mexica los muertos deben realizar un viaje a través de las nueve dimensiones del inframundo. Es en este trayecto es donde entran los Xoloitzcuintles, los perros que ayudan a las almas (que fueron bondadosas con ellos) a cruzar el río. Una vez superado el primer obstáculo, deben pasar por ocho dimensiones más superando pruebas de los dioses creadores, y así poder llegar al fin al descanso eterno, fundirse en él todo, dejar todos los pesares atrás y entrar finalmente en el Mictlán, la morada de los señores de la Muerte.

PueblosMagicos-020754.jpg

Durante el 1 y 2 de noviembre, se cree que los difuntos regresan al plano humano para visitar a sus familiares. Los panteones (o el lugar en donde se quiera ofrendar al difunto) son decorados con fascinantes ofrendas llenas de Xóchitl, bellas flores amarillas que junto a las velas, guían a los muertos hacia su morada de descanso, en donde encontrarán a su familia, pan de muerto, e inclusive interpretaciones de sus canciones preferidas.

PueblosMagicos-010616.jpg

Las catrinas, bellas calaveras con trajes coloniales, creadas por el ilustrador político, José Guadalupe Posada, representan una humorística crítica a las clases sociales, anunciando que la muerte no tiene preferencias ni excepciones. No importa lo que has hecho, quién seas, tu nombre o apellido, todos tus esfuerzos por evitarla, la muerte nos llega a todos. Esta perspectiva nos hace reflexionar sobre la relación que tenemos con la muerte. La vemos lejana, no la entendemos ni queremos entender, es nuestra enemiga, un fin que tenemos que evitar a toda costa.
PueblosMagicos-010598.jpg

México es un país en el que te dá ganas de vivir, cada esquina irradia cultura, cada calle tiene historias que contar, la calidez de su gente, la belleza de sus paisajes, las sorpresas que guarda en cada rincón, hacen que te enamores de la vida misma. México logra que te enamores de la vida a través de la muerte. La muerte se convierte en el picante de tu vida, es la que te hace aprovechar cada segundo, la que incita a ser espontáneo, a seguir tu corazón, y cuando al fin llegue tu momento, te invita a dejar este mundo con valentía y anhelo, vestida de gala, derritiendote en un dulce mundo de flores y velas amarillas, siendo recordada con alegría, e iniciando el camino hacia la eterna felicidad.

Morelia se viste de amarillo

Deslumbrados por tanta cultura y color, continuamos hacia nuestro siguiente destino, uno que guardaba los orígenes del fenómeno cultural más extraordinario de México. Nuestro ride en Blablacar una vez más, superó nuestras expectativas. Nayeli, una chica joven de lo más simpática, nos llevó a nuestro destino por la mitad de precio, en la mitad del tiempo que un autobús y hasta nos ofreció hospedaje en su casa. Tuvimos que rechazar su tentadora propuesta, ya teníamos un anfitrión y nos estaba esperando. Morelia nos recibió con una noche fresca, con su magnífica catedral, con un fondo de grises nubes y silenciosas calles de leyendas e historia.

Morelia-180720

Debíamos llegar a nuestro primer couchsurfing antes de las 10. Eran ya las 9:40. Intentando no incomodar a nuestra desconocida anfitriona desde el primer día, nos trepamos en el primer Uber que llegó, y nos alejamos del centro de la ciudad. Llegamos un poco tarde… nerviosos por su reacción, no nos esperábamos la cálida bienvenida y la sincera sonrisa con la que nos recibió. Fanny, una joven profesora Mixoacana, nos abrió las puertas de su casa, por la sencilla razón de que tiene espacio, y si puede compartirlo, ¿por qué no?. Bajo esta filosofía, no recibió solo a 2 viajeros, recibió a 4! Y si su espacio lo permitiera hubiéramos sido más. Rose, una chica llena de energía de Dinamarca, y Camilo, un chileno de lo más conversón, en busca de vivir en carne propia su película favorita, “Coco”, llegaron al siguiente día para terminar de completar nuestra pequeña y diversa comunidad.

Morelia-153028

Los siguientes días se fueron en largas caminatas, recorriendo las calles de la colonial  Morelia, originalmente conocida como Valladolid. Caminamos casi por toda la Avenida Madero, disfrutando de la belleza arquitectónica de sus edificios y descubriendo sus tesoros históricos. Recorrimos algunos kilómetros hasta llegar a la “Fuente de las Tarascas” la fuente más famosa de la ciudad, que representa a tres princesas indígenas sosteniendo una paila llena de frutas como veneración a la abundancia de la Madre Tierra. Pasando la fuente encontramos el famoso Acueducto, construido durante la colonia y el que fue una de las principales razones por las cuales Morelia fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Continuamos, llegamos al Santuario de Guadalupe, al ingresar vimos a sus costados dos impactantes pinturas. Representaban la llegada de los españoles a América y su sangrienta colonización disfrazada de salvación. Una historia que aún duele, que afectó y sigue afectando de alguna manera a todos los latinoamericanos.

Morelia-154115

Empezamos a regresar, imaginando como sería una America sin colonización. Nuestro estómago comenzó a quejarse, decidimos buscar comida. Normalmente encontrar un lugar que vaya de acuerdo a nuestra dieta nos lleva algún tiempo, para suerte de nuestra barriguita, Morelia se ha convertido en una ciudad universitaria llena de restaurantes para todos los gustos y presupuestos. Como atraídos por un imán, en una calle escondida encontramos un local vegano, del que fuimos clientes durante toda nuestra estadía en Morelia, Terra Mona. Esta manejado por dos hermanas gemelas de lo más emprendedoras y buena onda. Su local es uno de los pocos veganos en Morelia, y a través de su delicioso menú proponen a la comida vegana como una deliciosa opción con impacto mínimo en el medio ambiente. Totalmente recomendadas!PueblosMagicos-310382.jpg

Así pasaron los días, y vimos como con el pasar de las horas la ciudad se vestía de fiesta, engalanandose de flores amarillas, coloridas calaveras y fascinantes ofrendas para recibir con toda la alegría y amor a sus queridos y recordados difuntos. Camilo, el chileno conversón, tuvo la gran iniciativa de realizar nuestra propia ofrenda, ya que todos queríamos rendir homenaje a alguien especial, incluso Rosa quien quería que su conejita sea también recordada.

Morelia-152136

 

Morelia-214821

Fany, nuestra increíble host, nos dio una lista con todo lo que necesitábamos: Velas, calaveritas de azúcar, granos, licor, flores amarillas o tsochitl, frutas, el tradicional pan de muerto, mezcal y lo más importante, una foto nuestro ser querido. Conseguimos casi todo en la lista, y regresamos para armar la ofrenda entre todos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Screen Shot 2019-02-23 at 3.26.13 PM.png

Fue un momento muy especial, abrimos nuestro corazón, compartimos historias y anécdotas sobre nuestros difuntos, reímos y lloramos, recordándolos con alegría y con la certeza de que la muerte no es el final, es un nuevo comienzo y que tarde o temprano nos volveremos a encontrar. 

Después de un cálido abrazo, cansados y llenos de emociones, nos fuimos a descansar. Mañana sería 2 de noviembre, y quién sabe lo que el esperado “Día de Muertos” nos iría a deparar.

Guanajuato, la ciudad de gradas y callejones

Viajamos como voluntarios, intercambiando experiencias, conocimientos, conviviendo con locales, y más que nada haciendo ecoturismo. En México, (y me refiero al país, porque acá coloquialmente se refieren a México como a la ciudad capital mas no al país) nos hemos sumergido en un ámbito más cultural. Cómo no hacerlo si en cada esquina, en cada rincón hay eventos y oportunidades para explorar e inspirarnos. Ahora no es suficiente, queremos más y más, y tenemos tanta suerte que lo que pedimos y soñamos se hace realidad. (Estamos a punto de comprar la lotería)

Guanajuato-174946.jpg

Llegamos a Guanajuato, sin querer queriendo en los días de clausura del Festival Cervantino, que resulta ser el festival cultural y artístico más grande e importante de América. Tuvimos suerte (como ya es costumbre) porque la ciudad estaba repleta y no había hoteles, hostales, pensiones, ni AirBB tenía opciones. Pero conocimos a Alexis, un joven de Aguas Calientes que vive y estudia en Guanajuato que nos pudo rentar una habitación en su mini depar. Fue un ganar-ganar porque Alexis estaba a punto de graduarse y necesitaba unos pesos extras. Como ya es costumbre, nos quedamos más de lo planificado. Fue buenazo porque porque con eso, Alexis tuvo suficiente para su traje de graduación. Llegar donde Alexis fue como llegar a la casa de un primo, todo natural y espontáneo.

Guanajuato-152707.jpg

Para ser sincero, no conocíamos nada nada al respecto de Guanajuato, fuimos por muchas recomendaciones, y atraídos por quién sabe que. Fue una muy agradable sorpresa. Ya instalados y con barriga llena después de un largo viaje, salimos a caminar y explorar. La ciudad entera estaba de fiesta. El centro de la ciudad tiene full callejones, parece que estás dentro de una película de terror o misterio. Seguramente el pasado histórico de Guanajuato se mantiene de alguna forma vivo aún. Guanajuato es cuna de la independencia y de momias, está repleta de arquitectura colonial, inclinados callejones empedrados y con infinitas gradas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Guanajuato-172936.jpg

La ciudad nos recibió de fiesta, hay que decirlo dos veces! En cada esquina, plaza, rincón se lo sentía y vivía. El Festival internacional Cervantino es la actividad artística y cultural más importante de México y América, esto también hay que repetirlo 2 veces! El Festival, por su consolidación en el ámbito internacional de las artes escénicas, ocupa un lugar muy especial entre los festivales de su tipo más importantes a nivel mundial. No lo digo yo, lo dice su trayectoria y su página web. En este festival converge la música, la ópera, el teatro, la danza, las artes plásticas, la literatura, los medios audiovisuales, la misma ciudad es una obra de arte! Para este año (2018) el país invitado fue India. Más y más señales nos jalan para allá, aunque también sentimos energías que nos jalan paras África, y un conciertazo de un grupo de Ska del Congo del grupo Jupiter y Okwess confirma nuestras intenciones de ir a ese hermoso continente. Tampoco podía faltar talento ecuatoriano, entre una cartelera de gigantes estaba Papá Changó! Diversidad, riqueza cultural universal, fiesta y una acogida auténtica por parte de los locales no solo nos invita pero obliga a regresar a Guanajuato. Quién se apunta para volver en 2 años para el 50avo aniversario del Festival Cervantino?

PueblosMagicos-250357.jpg

El Festival no fue todo. No podíamos irnos sin participar en las famosas callejoneadas. Dicen que si vienes a Guanajuato y no callejoneas, es como si no hubieras estado en la ciudad. Tienen muchas razón. La ciudad tiene más de 3500 callejones, siendo el callejón del sexo, perdón del beso (chiste local) el más famoso. La callejoneada es un recorrido amenizado por una estudiantina. La estudiantina es un conjunto musical tradicional formado por estudiantes universitarios que cantan canciones populares acompañados de diversos instrumentos. Es toda una experiencia y espectáculo. Se canta, se baila, y se realizan pequeñas pero significativas y muy humorísticas serenatas a las mujeres. Se pasa por el callejón de Constancia, el callejón del salto del mono, el callejón de la luz, el callejón de La Barranca, llegando en el final al callejón del beso, donde si no tienes pareja, igual te besan! Es difícil narrar o explicar, tienen que vivirlo. Así, sin descansos, entre shows, fiestas, conciertos y sorpresas, nos pasó volando el tiempo.

Te extrañamos Guanajuato. Nos vemos en 2 años.

De ciudadsotas a pueblitos

Una semana en CDMX pareció una vida entera, con tanta oferta cultural, gastronómica y musical, vivíamos acelerados intentando seguirle el ritmo a la ciudad. Si dormíamos 5 horas al día era mucho…para nosotros que cuando viajamos estamos acostumbrados a acostarnos y levantarnos con el sol, este ritmo en el que nos absorbió México fue totalmente diferente e intenso a lo acostumbrado.

Con muchos pendientes en la lista, llegó el día en el que logramos desprendernos de México. Como buenos mochileros que intentamos ser y aún con los precios tan bajos que ofrecen los taxis, cargamos nuestras mochilas y nos dirigimos hacia la estación del metro. Estuvimos una hora viendo pasar bagones en donde no entraba ni un arroz, así que aun con las mejores intenciones mochileras de que sufra el cuerpo pero no el bolsillo, no tuvimos más remedio que volver a tomar un taxi hasta la terminal de autobuses.

Era la hora de la verdad, el costo del transporte entre estados definiría muchas decisiones de nuestro viaje…. 20 USD por un tramo de 2 horas hacia nuestro siguiente destino, Querétaro… era una demasiado!!! es como el 200% más de lo que estamos acostumbrados en Ecuador… nuestro viaje corría peligro de quedarse desfinanciado a medio camino. Así que recurrimos a la herramienta a la que le tenemos amor/odio… el internet. Una vez más, nos salvó presentándonos una opción que nos ayudó durante el resto de nuestros viajes: Bla bla car, una aplicación a través de la cual te conectas con diferentes conductores que ofrecen el espacio libre que tengan en su auto por un precio muy conveniente. 2 horas más tarde, Mitchell nos recogía de la terminal de autobuses, llegamos a Querétaro super rápido, cómodos y con muchas recomendaciones por parte de nuestro amigable conductor.

Otra herramienta que nos ha dado una mano es Airbnb, la que resultó ser una herramienta bastante útil que nos ha ayudado a hospedarnos en lugares buenos, con precios accesibles y sobre todo que nos permite compartir con gente local.

Esta vez llegamos a la casa de Ramses, un chico de lo más amable y emprendedor. Su casa se ubicaba a pocos minutos caminando del centro de la ciudad, así que durante los días que nos quedamos en Querétaro recorrimos a pata, como nos gusta, sus calles coloniales, adoquinadas y pintorescas que nos transportaron a una epoca de carretas, sombreros y misas.

Felices andábamos por la vida, cuando a las dos semanas de nuestro viaje, llegó la factura. No sabemos si por comer en la calle o por el agua pero nuestra última noche en Querétaro estuvimos intoxicados, con esclofríos y retortijones. No podíamos parar el viaje, así que aunque el cuerpo nos imploraba lo contrario, madrugamos y nos encontramos con nuestro nuevo conductor que nos llevaría al aclamado San Miguel de Allende.

Llegamos a las 8 am, hora en la que las calles comienzan a despertar en este bello rincón mexicano. Volvimos a encontrar un hospedaje a pocas cuadras del centro esperando sacarle el jugo a nuestra corta estancia. sintiéndonos un poco mejor, descubrimos un San Miguel de Allende tan hermoso como lo describen, perdido entre sus nuevos colonizadores europeos y estadounidenses, pero aún destellando chispas coloridas de su alma mexicana.

Querétaro y San Miguel de Allende, nuestros primeros pueblitos mágicos, nos inspiraron con su surrealismo, nos maravillaron con su belleza, su arte, sus serenatas, su ritmo, y sobre todo su capacidad de transportarnos a una época más lenta, romántica y profunda.

Sobredosis

Sobredosis

México es como su tequila, después de 1 shot no puedes parar !

Hemos experimentado sobredosis de:

Tortillas

Chiles

Frijoladas

Leyendas

Hospitalidad

Amabilidad

Flores

Colores

Sabores

Texturas

Pedos (de monja)

Buena onda

Cultura

Tradiciones

Aguacates

Poca madre

Carisma

Pasión

Colonialismo

Autenticidad

Pluriculturalidad

Arte

Museos

Música

Iglesias

Amistades nuevas

México es tierra de gigantes, sobretodo el CDMX. Con una población tan grande, todo es construido en magnitud. A una escala que reconoce su pasado y su historia actual.

Llegar a CDMX pude ser un poco abrumador, esta ciudad puede asustar a cualquier a la primera. Por suerte llegamos a casa de Virginia, una compatriota que ya desde hace 9 años vive en CDMX.

No pudimos tener mejores hosts. Con su ajetreada agenda, nos dieron todas las recomendaciones necesarias para recorrer el país. Tan padres se portaron, que aprovechando una visita familiar, hicimos grupo y nos fuimos para Teotihuacán, la “Ciudad del Sol”.

Fuimos en domingo. Domingo familiar, y la fila estaba tan larga como la fila de la tortillería. Entramos gratis, como mexicanos, pero la facha nos delató. Casi nos hacen cantar el himno de México para demostrar que eramos locales. Unas cuantas palabras cantadas, exagerando el acento y pronunciando palabras con más de 7 consonantes y pasamos el apuro.

Tlatlauquitepec

Cuastecomate

Acaxochitlán

Tzintzingareo

Alaxtitla Ixacuatitla

Parangaricutirimicuaro

CDMX enamora todos los días un poquito más. En cada rincón descubres otro lugar, es como una mina, donde la diversidad es su metal preciado.

Nosotros estamos acostumbrados a viajar mas a lo natural, en áreas protegidas, parques nacionales, voluntariado etc… bueno los que nos conocen ya nos cachan.

CDMX fue un cambio total. Nos absorbió con tanto que conocer. Nos tocó sobrevivir en la ciudad.

Blog at WordPress.com.

Up ↑