Blog

TICO DE CORAZÓN

Pura Vida ! ¿Cliché o realidad?
pacuare_reserve_2018_visitantes_canal_amanecer7.jpg
Para ser sincero siempre pensé que era un slogan, una propaganda que lava el cerebro a miles de turistas que llegan a Costa Rica. Como emprendedor en ecoturismo, hasta tenía un poco de envidia de este modelo de negocio (creía yo) y de país, y seguía creyendo que los únicos que cantaban la frase tan pegajosa, Pura Vida, era solo dicha y repetida por turistas.
Nanda más lejos de la realidad.
Desde que viajamos, queríamos entender por que lo hacíamos. Luna de miel, año sabático, porque podemos etc … pero en realidad lo que estamos haciendo es encontrar nuestro proposito interno, despertar, estar presente, abandonar el ego, encontrar nuestra conciencia, y bueno lo que trato de decir es encontrarnos … aceptar quien en realidad somos ??????
Pacuare_Reserve_2018_EstacionSur_Infraestructura_Señalizacion
Desde que emprendimos este nuevo viaje (interno) me he dado cuenta que la mayoria de las ideas que tenemos sobre el mundo se construyen en torno a cliches, opiniones (mal logradas) prejuicios, anticipaciones de caracter. Juzgamos.
El viaje, el trabajo, los libros que han caído en frente, los desconocidos (ahora conocidos y muchos de ellos ahora herman@s), las perdidas, y hasta la persona que me acompaña y que más amo, es un regalo por simplemente querer vibrar al mismo ritmo y frecuencia que el universo.
20180513_154452
Pura Vida es una frase completamente coloquial, básica, coreada por todos los ticos, esta tatuada en sus genes. Es una forma de saludar, de agradecer, como reconocimiento etc. Para Costa Rica simboliza el tan deseado (y perdón por la comparacion) buen vivir. El apego a la humildad, bienestar, alegría, satisfacción, conformidad, felicidad, optimismo, sencillez, y naturalidad.
20180512_163247
Mas allá del diccionario y de encontrar definiciones, PURA VIDA es una forma de entender la vida misma.
Viajando, andando, KIRIANDO nos sentimos mas vivos que nunca. Visitando lugares completamente nuevos, nada familiares, culturas muy parecidad pero diferentes, y sobretodo conociendo hermanas y hermanos del camino nos han despertado la percepción y hemos experientado y sobre cargado el cerebro y corazón de PRESENCIA.
Por 10 años (wow, tan viejo que ya puedo decir esto jajajaja) inspirado por amigos, mentores y proyectos existosos, me dedique a la conservación de la Amazonía ecuatoriana, pero mientras nadaba contra corriente (luchaba) me acalambre, me quedaba sin energía, se me acababa el aire. Literalmente. Todos sabemos el estado actual de la selva ecuatoriana, de la Amazonía en general, de la Amazonía como region, y de las amenazas que sufre. Lo interprete como una señal, yo soy la Amazonía ! Necesitaba recargar energías, necesitaba cambiar. Volver con fuerza y continuar sabiamente.
Ecology Project International, EPI Ecuador, EPI Costa Rica, y Reserva Pacuare me han dado muchas fortalezas, y el capital humano, mis compañer@s, colegas, amig@s, herman@s han sido lo mas grande que hemos recibido en este hermoso y biodiverso país.
Pacuare_Reserve_2018_Staff_Grupal
Simplemente quiero agradecerles por convertirse en familia, y queremos dedicarles un muy sincero PURA VIDA. Ahora somos Ticos de corazón!

Hasta que por fin, EPI

El 18 de febrero teníamos que llegar a la inducción para la temporada de EPI, la que se llevaría a cabo en su campus en San Rafael de Heredia. Por dicha, como dirían los ticos, el camino nos ha preparado para ser precavidos y no confiar ni en las carreteras ni en los buses. Salimos el 16.

De Cahuita a San José hay alrededor de 200km, un viaje que debería tomar, según google maps, hasta 4h30. Nosotros, para variar, hicimos 12. A los pocos minutos de dejar la estación nos encontramos con la vía cerrada debido a una manifestación convocada por la guardería de la zona que exigía al gobierno mejoras en su infraestructura. Nunca habíamos valorado tanto los asientos con reclinador, que por alguna extraña razón no funcionan en ningún bus de Costa Rica.

Nos quedamos varados en medio de una vía principal en donde no había acceso a baños ni a comida. A las 3 horas tuvimos que recurrir a las sobras que quedaban en nuestra lonchera, lo que dio como resultado avena cruda en agua de piña con panela, la que debido a su escacez, fue apostada en una reñida partida de 40.

Fotor_153040230787478

A las 5 horas se movió el bus, no acabábamos de cantar victoria cuando un derrumbe cruzando en Parque Nacional Braulio Carrillo nos detuvo por un par de horas más. Llegamos a las 10 de la noche, y aún debíamos tomar 2 buses más hacia San Rafael. Obvio, ya no había servicio de transporte a esas altas horas, así que no tuvimos otra opción que darnos un lujo que no nos habíamos dado en mucho tiempo.

Ya dentro del taxi le dimos a nuestro chofer las características direcciones que nos habían proporcionado: 2 cuadras después de la Iglesia, enseguida del restaurante a la derecha, después de la subida el portón negro a mano izquierda. No sé cómo llegamos, ni como logramos ver en la noche el minúsculo letrero negro con letras amarillas que decía EPI.

Timbramos 1,2,3 veces… nada. El taxi no nos esperó más. Haciendo a un lado nuestra vergüenza volvimos a timbrar. Nada. Aún con nuestras fachas caribeñas, nos congelábamos en una noche fría que nos tomó por sorpresa. Pasó un patrullero que vio nuestra situación como sospechosa. Después de contarle nuestra historia, nos ayudó poniendo la sirena de la patrulla y pegando un par de pitazos. Nada.

Después de una hora y sin efectivo en nuestros bolsillos estábamos a punto de armar campamento en plena vereda, cuando el penetrante frío y el extenuante cansancio ganó a mi consideración por el sueño de quienes se encontraban calientitos en el campus. Timbre no menos de 50 veces… Por fin! Una voz somnolienta con acento español contestó, era Sergio un pobre asistente que había llegado ese mismo día y que no tenía idea como abrir la puerta. Pasaron 30 minutos más hasta que por fin pudimos ingresar al hermoso, amplio, cómodo, limpio y sobre todo calientito campus de Epi, en donde no sé si fue por el agotamiento que sentíamos, pero desde que cruzamos el portón, sentimos que todas las desiciones y contratiempos nos habían llevado a ese momento.

Fotor_153048086977278.jpg

EPI es una organización dedicada a la educación ecológica a través de programas experienciales de biología en diferentes partes del mundo. Nuestro contacto inicial con la organización fue a través de Andrés quién trabajó los últimos dos años en EPI Ecuador. Fue en nuestro país, antes de empezar el viaje que, viendo la pasión que tenía Andrés por su trabajo, y por la calidez y admiración con la que hablaba de la organización y sus colegas, que supe que EPI era especial, y que yo también quería ser parte de tan inspiradora experiencia.

El campus era el punto de encuentro para asistentes de campo, instructores y para mí como la única voluntaria, caso especial que se dió para que Andrés pudiera ser uno de los instructores para la temporada 2018. Entre charlas, talleres y mi apoyo en el departamento de comunicación, se comenzó a romper el hielo entre el staff y los nuevos integrantes de temporada.

Pacuare_Reserve_2018_Instructores20

Este año, EPI adoptaba un nuevo reto, la administración de la Reserva Pacuare, reserva cuyo principal objetivo es la protección de uno de los dinosaurios marinos remanentes en esta Tierra, la tortuga Baula. Es aquí en donde después de varios meses de no habernos separado, Andrés y yo tomaríamos caminos diferentes. Andrés como instructor, debería entrar y salir de la Reserva, dependiendo de sus grupos, y yo como voluntaria estaría fija en Reserva Pacuare. Una isla de 800 hectáreas de selva protegida bañada por 6km de playa abandonada a la esperada de la llegada de las primeras tortugas Baula.

IMG_1310

 

 

 

Caribe tico a nuestro estilo

Sin Saber que el Caribe tico sería nuestro próximo hogar, la primera visita fue prácticamente de pasada. No lo van a creer, pero como ya es casi costumbre (o ley) para nosotros, llegamos un viernes en la tarde – noche y en medio de la temporada alta a uno de los Lonely Planet top 5 de Costa Rica. Nuestra llegada otra vez fue un duro shock, especialmente porque veníamos de unos deliciosas semanas a todo relax en nuestro entrañable  Boquete.

20180217_095225

Al más estilo de Montañita caribeño, Puerto Viejo es un pueblo hípster, destartalado, polvoriento, y sin mayor encanto más allá de lo cosmopolita que se ha hecho por su reputación de fiesta y farra, donde se encuentra numerosos bares, restaurantes, y discos. Existe una exuberante oferta de hoteles, hostales, lodges, resorts con dueños de todo lados del mundo y con precios desorbitantes.

20180216_133855

En Puerto Viejo no hay mucho que hacer durante el día , las playas del pueblo no son las más apetecibles. Lo mejor es aprovechar y salir a explorar los alrededores y volver para el ambiente  nocturno. Que mejor manera que moverse en bicicleta para tener toda la independencia y frescura para investigar las distintas playas vecinas a nuestro estilo. Esta ocasión fue especial, ya que encontramos la bici ideal. Era la primera vez en una bici tándem para los 2. Después de un previo chequeo, ajuste de tuercas y cables y un justo regateo estábamos embarcados hacia el Caribe Sur.

20180216_132952

20180218_103509

Entre Puerto Viejo y el Parque Nacional Manzanillo hay 12 Km de pavimento conectando las mejores playas del Caribe Sur y bajo la sombra de los remanentes de bosques tropicales.  Fue un viaje exótico. Mientras agarrábamos ritmo y equilibrio el sol nos bronceaba y la sal en la cara pedía agua de coco. No pudimos avanzar mucho porque enseguida nos topamos con varias playas hermosas, pero en temporada estaban infestadas. Merecía la pena continuar y encontrar nuestro parchecito en otro sitio. Fue la mejor decisión ya que el camino nos regaló, sin bajarnos de la bici, congos, monos araña, tucanes y perezosos en posiciones tipo nija. Llegamos a Manzanillo, una mini aldea anclada en el Caribe donde dejamos la tándem por un rato para continuar dentro del Refugio de vida silvestre Gandoca – Manzanillo, que vale la pena una visita exclusiva para llegar hasta Punta Mona.

20180216_122059 1

De vuelta a Puerto Viejo aprovechamos su oferta gastronómica, y nos derretimos con amplios menús vegetarianos y veganos. Lo más curioso fue encontrar un restaurante vegano, con deliciosa (pero carísima) comida y repostería; pero en el mismo edificio de una carnicería. Las barrigas estaban tan contentas que las quejas y llantos de la billetera pasaron a segundo plano.

20180216_164811

Puerto Viejo en temporada es definitivamente no nuestro estilo, salimos hacia Cahuita. Menos de 1000 Colones y una fila de turistas de todo el mundo te suben al bus que conecta, después de parar en cada esquina, con la Afro – Cahuita. Con la entrada principal a otro Parque Nacional a solo 2 cuadras del centro del pueblo, y un ambiente completamente local y carismático nos sentíamos más identificados y decidimos pasar un par de noches más.

20180217_134342

Con la pinta de viajeros es imposible parar a la gente de acercase y querer ofrecer servicios. Con tantas experiencias difíciles al respecto en Colombia cuando alguien se acerca ya estamos con las antenitas de vinil sintonizadas. En Costa Rica la Pura Vida y el deseo genuino de ayudarte es natural. Un rasta al más estilo caribeño nos direcciono hacia el “Grande”, otro rasta que tiene un genial espacio para acampar.

En Cahuita se respira un ambiente afro-caribeño, la gente es amable, el reggae es lo más normal, el tráfico es de bicicletas y el domino el pasatiempos oficial.  El pueblo es pequeño, casas de madera, tiendas y pulperías. Hay varias playas alrededor, pero la playa que te da la bienvenida al Parque Nacional ya es el abre bocas de las playas que vendrán a continuación. Un aporte voluntario ayuda para la administración del Parque y sus guarda – parques que son todos de la comunidad.

20180216_124408

Existe la opción de caminar por la playa, o recorrer el sendero que va paralelo y dentro del bosque. Eran las 06:30 de la mañana y ya empezamos a ver perezosos y monos. Sin ningún afán más que Pura Vida disfrutamos de un día de playa inigualable. Coatis, mapaches, aves, ardillas y muchas hormigas eran nuestros amigos en el recorrido, y para darle más emoción al relato, les cuento unos hostiles capuchinos interrumpieron nuestro picnic, y al mejor estilo guerrillero se robaron nuestra fruta.

A diferencia del ritmo libre de nuestro viaje, esta vez teníamos fecha de llegada a San José. Un viaje de 4 horas que para variar se convirtieron en 15. El camino nos ha hecho más precavidos, salimos un día antes.

 

 

¿Y si nos separamos?

A las pocas semanas de empezar nuestro viaje nos enteramos que como ecuatorianos necesitamos visa para ingresar a Costa Rica, el tercer país de nuestra lista. Después de varias llamadas, correos electrónicos y una visita a la embajada Tica en Bogotá, nos aseguraron que mientras tengamos vigente la Visa para Estados Unidos podríamos cruzar la frontera sin problema.

Fotor_15275639683148

La información que obtuvimos hasta llegar a la aclaración final fue tan confusa y contradictoria, que no pude quedarme con la seguridad de que no tendría problemas en la frontera.  La posibilidad por más remota que fuera de que mi ingreso fuera negado, nos enfrentaba a una situación bastante complicada.

Desde Ecuador, Andrés había sido contratado como instructor EPI para la temporada del 2018 en Costa Rica, programa al que yo apoyaría como voluntaria. En caso de que se me negara la entrada, no habríamos tenido otra opción que separarnos. Mis opciones no eran las más atractivas. Regresar a Ecuador? Quedarme en Panamá? Se acabaría nuestro viaje? Con solo pensarlo me dolía la barriga.

Debo admitir que la idea de quedarme sola me asustaba. Los últimos años he sido receptora de varias campañas en contra de la violencia hacia la mujer, y aunque es un problema bastante real y preocupante, se ha convertido (al menos en mi caso) en una bola negra que me recuerda constantemente que el mundo no es un lugar seguro para una mujer sola, que no hay como confiar en las personas, que mi vestimenta e independencia es un llamado a la agresión y que mi género es sinónimo de vulnerabilidad.

Viajar definitivamente abre nuestros ojos. Nos hemos cruzado con tantas mujeres viajando solas en nuestro camino, llenas de historias protagonizadas por gente buena y solidaria, que realmente me hace pensar que mis miedos e inseguridades están ligadas a una cultura en donde lamentablemente aún las mujeres nos vemos afectadas por el machismo y por una paranoia grupal que se a potencializado a través de redes y que se ha incrustado en nuestras mentes y ha condicionado nuestras decisiones.

20180528_205245

Admiro a esas mujeres empoderadas que no dejan que noticias ni campañas de femicidios y violencia interrumpan sus sueños y estilo de vida. Quiero volver a confiar en el mundo, quiero volver a sentirme libre y no encadenada a mis miedos. El negarme la entrada a Costa Rica hubiera sido la situación perfecta para enfrentarlos. Para cortar esa cadena y librarme esa bola negra.

Ibamos camino a Bocas del Toro cuando fugazmente decidimos terminar de una vez por todas con la incertidumbre de la frontera. Lamentablemente para mi desarrollo personal,  tendré que trabajar mis miedos en un próximo futuro.

Un nuevo sello, un nuevo país. Los oficiales de migración nos devolvieron nuestros pasaportes con una gran sonrisa y un “pura vida” de despedida.

Ahora sí, sin miedo, ¡Hola Costa Rica!

20180215_153018

Hasta pronto Panamá

 

20180108_163355
Frontera Colombia-Panamá

Nada bueno viene fácil, y así fuiste, nos costaste. Tu frontera… ¡Chuleta!… por preguntones, casi nos mandan de vuelta. Fueron tus más antiguos habitantes  los primeros en darnos la calurosa bienvenida que se convertiría en el patrón del resto de nuestra estadía. Navegamos a través de 365 islas llenas de color, tradiciones milenarias y aguas cristalinas. Quien diría que hasta una familia Kuna Yala nos acogería.

20180111_083208
Archipiélago de San Blas, Isla Tigre

Fue en tu contradictoria capital en la que unas bellas tías nos reconectaron con una amorosa familia, con la que solidificamos unos entrañables lazos a través de conversaciones llenas de vida y comadrería, conciertos compartidos y hasta partidos llenos de adrenalina.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Parque Metropolitano, Panamá

Nos maravillaste con una sobredosis de accesible vida silvestre y nos elevaste por sobre las copas de tu frondosa selva en una torre de la que pudimos disfrutar ilimitadamente. Llenaste nuestros sentidos con rugidos, colores y aleteos. Despertaste nuevas habilidades que se transformarían en atractivas oportunidades. Nos transportaste a través del tiempo y de tus vías en coloridos y clásicos diablitos. Los “chinos” se convirtieron en nuestras nuevas tiendas de barrio. Imponentes edificios, cadenas de comida rápida y ostentosos malls a pocos minutos de murallas y ruinas de ciudades coloniales fueron la prueba latente de una historia llena de piratas, gringos y visión.

20180113_140234
Ciudad de Panamá – Casco Viejo
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
White Necked Jacobyn, Panama Rainforest Discovery Center

El Canal, una vaina de magnitud mundial que marcó tu historia, que define tu futuro y que ahora es cómodamente admirada a través de galerías llenas de turistas que tomamos fotos de las esclusas y sus descomunales navegantes.

20180114_150607_001
Esclusas de Miraflores

Poco explotadas playas nos hicieron añorar la época de oro de nuestra ya bastante reventada Provincia Verde. Nos hiciste revivir invaluables recuerdos, al tener morey boogies de cortesía en  playas anchas y limpias, que hacían imposible no aprovecharlas hasta el último rayo del día.

20180202_092429

Las Lajas
Las Lajas, Costa Pacífico

Tus tierras altas adornaron nuestras tardes con perfectos y puntuales arcoíris, escurridizos quetzales resplandecientes, y una constante llovizna acompañó eternos juegos de mesa que pusieron a prueba nuestra destreza con letras.

20180206_174443
Boquete, Panamá

Sin esperarlo ni planearlo, llegamos caminando a tu cima, sin saber que el reto no estaba en la subida.

20180212_120527
Cumbre Volcán Barú

Por seguir rumores casi nos saltamos tu caribe, un error que pudimos enmendar y así disfrutar de playas de arena dorada con agua de azul profundo, un aplacado y cálido mar con grandiosas estrellas de mar, un castillo de plástico y una negra noche en la que nos fundimos en un mar de peces y luces.

Fotor_152095620110211
Bocas del Toro, Isla Colón

Nos vamos con el mejor sabor de tus tierras, y sobre todo con una familia panameña. Gracias por las bellas  e innolvidables experiencias. ¡Nos vemos pronto Panamá, volveremos por más!

20180120_174632_005
Torre Panama Rainforest Discovery Center

Viendo estrellitas en Bocas del Toro

Fotor_15210738092199Vamos a viajar en el tiempo. Salimos de Panamá y cruzamos a Costa Rica, y con la excusa de trámites de visado y permisos de estadía regresamos a Panamá, a nada más ni menos que a Bocas del Toro. El trajín de cruzar la frontera quedara para el siguiente post.

Comenzare el relato en Almirante, un poblado que tuvo mejores días. La última vez que estuvimos aquí salimos corriendo, esta vez sí agarramos la lancha para llegar a Bocas.

Este relajado archipiélago al más estilo caribeño tiene un encanto único. Aquí las palmeras y el agua cristalina son el común denominador en las playas. La capital de la provincia es Bocas Town, y esta en Isla Colón. Aqui coloridas casitas con puertos privados, hoteles, hostales, restaurantes, tráfico de bicicletas, y más supermercados que 7 elevens en Kao San Road te dan la bienvenida.

Cuando pensábamos que Panamá no podía estar mejor, nos sorprendió nuevamente.

Bocas es caro, pero viniendo de Costa Rica, Panamá es un alivio. De todas maneras tours y actividades organizadas están generalmente fuera de nuestro presupuesto, y no son del todo nuestro estilo, así que como de costumbre decidimos explorar por cuenta propia.

Fotor_152095606512159

Nuestro campamento fue la Y Griega, un peque hostel donde hay más reglas que un campeonato de esgrima olímpico. Nos preguntamos qué experiencias y que habrá pasado para tener todo tan estrictamente controlado. Estando en Bocas y con su reputación de Ibiza panameño, podría ser cualquier cosa. Yo soy medio obsesivo compulsivo con el orden entonces estuvo perfecto, aunque no podíamos madrugar tanto como queríamos ya que abrían la cocina recién a las 8:30 am.

Fotor_15209559294162

La primera playa que exploramos fue Bluff Beach. Es la más extensa y la más hermosa de Isla Colón, también es relativamente aislada, tiene bosques prístinos y lo mejor de todo ¡vacía de multitudes! Caminamos por unos 3 Km hasta llegar a esta playa de arena dorada, donde hipnotizados por el paisaje, el crujir del mar, y el viento que agitaba las hojas de palmeras, nos guiamos a donde ir.  Seguimos y seguimos caminando eternamente hasta encontrar nuestro parchecito frente al mar.

Fotor_152095587871127

Lo único que podía mejorar a esta playa era encontrar vida silvestre, y lo hicimos. Perezosos y aulladores disfrutaban la acuarela de azules del mar colgados de Almendros. Descubrimos también que esta playa es protegida por la comunidad por ser un importante spot de anidación de tortugas Baula, nuestra nueva mejor amiga!

Fotor_152095620110211

Bocas del Drago y Playa Estrella son otras playas interesantes de la isla. Un poco más lejos que Bluff a 14 Km son el target de la mayoría de turistas y visitantes que realizan los “day tours”. Nosotros decidimos caminar e intentar que alguien nos lleve. No fueron ni 5 minutos que un Buick con placas de USA,  con un Hindú manejando, y 2 locales  cargados de chucherías nos paró.  Con tantos rides extraños que hemos tenido no nos sorprendió. El corto y sacudido camino fue entretenido por conversaciones de conspiraciones. Las cobachas, el happy hour, la música y el olor a Hawain Tropic delatan la popularidad y el cliché de estas playas caribeñas. Tal cual turistas no podíamos salir de aquí sin tomar 1000 fotos de las estrellas de mar.

Fotor_152097385917699

Asoleados, con arena y sal empezamos a regresar caminando como ya es costumbre, y quién sabe si por el olor a callejeros, los perros se nos pegan y nos acompañan en nuestras andanzas.

Se venía el estallido entonces hicimos auto stop. Sabemos que tenemos pendiente el post de las jaladas de dedo más extrañas, pero les adelanto que en este ride conocimos al TIGRE de Isla Colón y a su pandilla.

En Bocas Town existe un proyecto que desde el comienzo del viaje nos llamaba la atención. Plastic Bottle Village. Lamentablemente a veces donar tiempo, energía, mano  de obra, intelecto y buena vibra no es suficiente para concretar voluntariados. De todas formas ya estando en Bocas Town nos quitamos las ganas y el bichito de  conocerl el proyecto.

http://www.plasticbottlevillage-theline.com/

Fotor_152107366366590

Aquí hicimos una excepción. Después de meses ya de viajar, y aprovechando que era luna nueva, que habíamos podido ahorrar un poquito, y bueno estando de luna de miel, nos fuimos a buscar bioluminiscencia con los piratas.  Lástima que sea casi imposible tomar fotos de este fenómeno (sin equipo especializado) y que solo se lo imaginen con este relato. Ya sé lo que Henry Tillman vio cuando Mike Tyson lo noqueó en uno de los más famosos KO del mundo el boxeo: estrellitas!

istock_000050613432_small.jpg

imagen: istockphoto

El mundo natural está lleno de misterios y de magia, y es nuestro deber entrenar nuestra curiosidad para explorar. Uno de los fenómenos más impresionantes es la bioluminiscencia. Qué es? El proceso en el cuál organismos producen luz a través de procesos biológicos. https://blog.arkive.org/2016/12/the-mystical-magical-world-of-bioluminescence/

https://www.brackengrissomlab.com/single-post/2016/07/20/Bioluminescence-Cruise-Deep-Sea-Lights-Blog-6

El cielo estaba despejado en su totalidad y las luces de Bocas Town quedaban cada vez más y más lejos y desapercibidas.  El sonido del motor paso a vibraciones de remo mientras la pequeña embarcación se escabullía entre los manglares en los canales de los islotes.

Solo el agua marcaba la diferencia entre el cielo y el mar, así de estrellada estaba la noche. Nunca había sentido vértigo en el agua, ni siquiera en los abismos cristalinos y licuados de Galápagos. Aquí en las aguas del Parque Nacional Marino Bastimentos no se distinguía donde comenzaba el cielo y el mar. Completamente a oscuras nadamos mientras nuestros cuerpos se iluminaban al contacto de organismos bioluminiscentes. Fue sublime!

El Camino del Agua – Omar Chiriboga

Pensamientos de Omar Chiriboga

27935144_10159854087250431_750104665_n

Foto: María José Guzmán @la.guz
Desde tiempos inmemoriales los exploradores han buscado y seguido el camino del agua. El cuerpo humano te deja saber que necesitas del liquido vital para poder sobrevivir. Una persona saludable podría sobrevivir hasta 7 días sin consumir agua, y hasta 21 días sin consumir alimentos. Hay que anotar que estos datos consideran situaciones o condiciones benignas al cuerpo (sin estar expuesto a temperaturas asfixiantes, o ejercicio físico de consideración). Esto quiere decir que si las condiciones no son favorables, (temperaturas muy bajas, o altas) (enfermedades), este tiempo se vería reducido considerablemente. Estos datos nos dicen algo que todos sabemos es evidente, el agua es vital para el ser humano.

9962_10151526715406069_802843130_n

Foto: María José Guzmán @la.guz
En las expediciones espaciales en las que se encuentra la humanidad hoy en día, hay un objetivo importante de por medio, buscar agua en otro planeta. Aquí deberían surgir varias preguntas, ¿Por qué necesitamos buscar agua en otros planetas si en la Tierra tenemos alrededor del 70% de nuestra superficie cubierta de agua? ¿A quien le interesa largarse de la Tierra y colonizar otro planeta (Marte)?
Voy a empezar por responder la segunda pregunta. ¿A quien le interesa vivir en otro planeta? A la raza humana, a ti, a mi, a nuestra civilizacion. ¿Y por que nos interesa buscar otro planeta? El astronauta Donald Pettit respondio esta pregunta de manera sencilla y directa “Si los dinosaurios hubieran explorado otros planetas, hoy seguirían con nosotros”. Pero es difícil imaginar que estamos cerca de una extinción masiva, si la ciencia ha avanzado tanto hoy en dia, que de seguro podríamos saber el fin de nuestros tiempos en esta Tierra.
¿O tal vez no?

12417713_10153818828316069_387261496114342307_n

Foto: María José Guzmán @la.guz
Al 6 de febrero del 2018, la Ciudad del Cabo (Cape Town), en Sudafrica, se encuentra inmerso en una sequía prolongada de tres años. La ciudad de 4 millones de habitante que algún día fue un ejemplo de uso adecuado del agua, que tiene 6 represas monumentales para abastecer del liquido vital a sus habitantes, estaba listo para todo, menos para una sequía. Las represas están operando al 13% de su capacidad, y al ritmo de consumo de agua que van hoy en día de 50 litros por persona por día. Para que tengan una idea de lo que significa 50 litros, tomen en cuenta que cuando jalan la cadena del baño, en el mejor de los casos están botando 6 litros de agua (si su inodoro es de nueva tecnología). Inodoros mas antiguos pueden usar de 10 hasta 15 litros por cada jalón de cadena. Los habitantes de Ciudad del Cabo esperan quedarse sin agua a mediados del mes de abril del 2018, es decir, están esperando el fin de su vida como la conocían.

kydo4utbolad5katy4xj

Foto: http://www.702.co.za/articles/270723/weather-forecasting
Ciudad del Cabo es una ciudad moderna, la segunda ciudad más importante de Sudafrica después de Johannesburgo. El desabastecimiento de agua provocara que 4 millones de personas empiecen (si es que algunos no empezaron ya) una odisea por encontrar agua. Estas personas deben empezar una expedición para buscar otro sitio en este planeta abundante que pueda abastecerlas del liquido que todos necesitamos. Imagínense ustedes que ahora se encuentran sentados detrás de su computador, leyendo esto, y están obligados a migrar de su hogar por que ya no hay agua con la que puedan subsistir. Es un problema real, tangible, y tenebroso. Recordemos que solo tenemos 7 días de subsistencia sin consumo agua en el mejor de los casos. Es un problema de vida o muerte.
Si expandimos este problema a nivel global, (algo que es posible imaginar gracias a los niveles de consumo de recursos que los seres humanos tenemos), nos podemos dar cuenta que de verdad estamos mas cerca del fin de los tiempos de lo que realmente podemos imaginar. Es posible que el astronauta Donald Pettit tenga razón al haber hecho tal afirmación en los años 2000. Capaz que no solo deberíamos buscar el camino del agua en nuestro planeta, sino en otros planetas, para asegurar la prolongación de la civilización humana.

Mientras eso ocurre, nosotros los terrícolas tenemos una misión muy importante, cuidar, preservar, y dar buen uso al agua que tenemos a nuestro alrededor ya que, como dicta la historia que se esta desenvolviendo en estos momentos, es posible quedarse sin agua, y llegar a “la hora cero”.

27849588_10159854087255431_1850486671_n

Comer para ser – Omar Chiriboga

223935_431176280252734_2010769703_n

Si alguna vez escucharon la frase “somos lo que comemos”, se han preguntado a que se refería esta gran frase? La abuelita alguna vez les dijo que coman todos los vegetales, o que se acaben la sopa si querían que les sirvan el postre. Si comemos basura, nuestro cuerpo se convertirá en un basurero, y si no, nuestro cuerpo reflejara lo que le alimentamos. Efectivamente, suena bonito, es convincente, pero, como llegar a los detalles de esto. Aquí una pequeña explicación. El ser humano esta compuesto por células, de diversos tipos y tamaños, y cada una con una función especifica que la lleva a cabo durante nuestra existencia. A pesar de que tenemos millones de células humanas, tenemos inclusive mas células de organismos unicelulares que están pegados a nuestro cuerpo, en distintas áreas, y en todas las áreas. Si no lo creen, o creen que esto es absurdo, pues les doy un poco de pruebas. Si usan desodorante, es por que tienen bacterias en las axilas. El desodorante no hace nada mas me maquillar el olor que producen las bacterias que han colonizado esta área del cuerpo. Por que huelen las axilas? Por que hay poco aire circulando en esta área del cuerpo, se crea un microambiente de humedad, mas el sudor del cuerpo, agregando la tan agradable temperatura de 37C, pues tienen un gran caldo de cultivo. Si nos vamos a otras partes del cuerpo como, por ejemplo el sistema digestivo, vamos a encontrar una gran cantidad de bacterias que viven junto a nosotros. Si, tu tienes bacterias en tu sistema digestivo. La gran noticia es que por lo general nuestro cuerpo esta poblado de bacterias que son benéficas, son buenas, y nos ayudan a llevar a cabo procesos como la digestión, de manera adecuada y eficiente. Las bacterias las pueden ver como maquinas procesadoras. A las bacterias se les entrega alimento, y ellas la van a transformar en algo distinto. Si es que a las bacterias que viven en nuestro sistema digestivo se les entrega alimentos saludables, ellas la transformaran en otros productos, que luego serán asimilados por las células humanas, y así seguirán estos alimentos nutriendo, o intoxicando al cuerpo humano. Creo que todos tienen claro estas ideas, ingerimos un alimento, los alimentos pasan por el sistema digestivo, toman contacto con las bacterias (flora bacteriana), y luego se nutren a las células humanas. De aquí en adelante las cosas se ponen un poco mas complicadas, pero voy a tratar de explicarlo. Primero tenemos que reconocer ciertos aspectos que son claves en nuestro sistema digestivo. En el sistema digestivo co-habitan alrededor del 70% de las células que son parte del sistema inmunológico. Esto quiere decir que hay bacterias que interactúan de manera directa entre los linfocitos (glóbulos blancos) en el sistema digestivo. Los glóbulos blancos son el ejercito protector en el ser humano. Los neurotransmisores son moléculas que son utilizadas por el cuerpo humano para transmitir señales de una célula a otra mediante un proceso llamado sinapsis. El 75% de los neurotransmisores son producidos en el sistema digestivo. La serotonina, uno de los neurotransmisores responsables por el sentimiento de felicidad, es producido en un 95% por el sistema digestivo. “Barriga llena, corazón contento”, debería ser actualizado a “bien alimentado, gran producción de serotonina”. Todo esto sabemos hoy en día gracias a la tecnología con la que contamos, sin embargo, este conocimiento de que somos lo que comemos, y la importancia de una buena alimentación ha sido parte del conocimiento del ser humano desde siempre. Y por que hoy en día es importante recordar esto, es por que la manera en la que consumimos nuestros alimentos, el estilo de vida, y la influencia externa han cambiado nuestros hábitos de consumo. No podemos negar que nuestros abuelos querían que comamos toda la sopa, que terminemos de comer todos los vegetales, incluida las remolachas. Pero siempre nos vimos tentados por comer la salchipapa de la seño de la esquina. Ahora, si queremos complicar un poco mas el panorama de las bacterias y el ser humano, estudios recientes han demostrado que hay mas o menos 1.5 bacterias por cada célula humana. Si multiplican ese factor por la cantidad de células humanas, van a tener millones de bacterias. Lo interesante de esto no es la cantidad de bacterias que existen en el cuerpo humano, si no la diversidad de bacterias que existen. Los científicos han podido determinar la diversidad de bacterias mediante estudios genéticos. Estos estudios encontraron que en el ser humano hay 22000 genes, mientras que las bacterias que viven en nosotros hay 3.3 millones de genes. Si pensamos en los genes como una maquina que produce una proteína, y cada proteína como la responsable de crear a su vez enzimas, hormonas, e intermediarios químicos que son utilizados en el cuerpo humano, pues el resultado es que somos 99% el resultado de los microbios a través de su expresión genética, y 1% el resultado de nuestros propios genes. Dependiendo de como lo vean, somos lo que comemos, o somos lo que alimentamos a nuestras bacterias, y lo que sale de ellas y es utilizado por nosotros. La diferencia es que antes veíamos a las bacterias como algo indeseable, pero en verdad, la felicidad, la salud, y el buen aprovechamiento de los alimentos depende de ellas, en una manera muy intima y directa. Comerán la sopita y todos los vegetales, comer para ser.

523459_10151129912646069_1046102351_n.jpg

Barú, la cima de Panamá

Captura de pantalla 2018-03-18 a las 8.22.44

Como muchos atractivos que han brotado en nuestro camino, el gran volcán Barú se presentaba como todo un enigma. Habíamos escuchado de todo, y no sabíamos realmente que esperar. Decidimos acudir a operadores turísticos en busca de aclaración. Salimos más confundidos todavía. El costo por persona por subir caminando con un guía era 80$, y según nuestros informantes la única manera de hacerlo ya que era prohibido ingresar sin guía debido a su dificultad. No tenía sentido. Carros 4×4 llenos de turistas subían por el camino hasta la cumbre. ¿Que tan difícil podía ser?

Captura de pantalla 2018-03-18 a las 8.21.53

Con la confianza de dos ecuatorianos que tienen algo de experiencia en montaña (uno más que otro) y considerando que con una altura de 3475 msnm el volcán es un poco más alto que la ciudad en la que crecimos, decidimos ver por nosotros mismos cual era la realidad del volcán más alto de Panamá. El guarda parques nos recibió a las 5:30am con una motivadora sonrisa, nos registró y nos deseó buena suerte. Una vez más volvimos a probar que no hay como confiar en la información turística, sobre todo cuando hay interés económico de por medio.

Captura de pantalla 2018-03-18 a las 8.22.19

Y así, con energías recargadas, un espectacular amanecer y felices por no habernos rendido, decidimos comenzar a caminar, y ver a donde y hasta donde nos llevaban nuestros pasos.

Captura de pantalla 2018-03-18 a las 8.24.08

Caminamos, caminamos, vimos un majestuoso Quetzal (ahora sí los dos), seguimos caminando, desayunamos una deliciosa bola de avena (nueva y poderosa receta), volvimos a caminar, y así de repente se cumplieron los 13 km. Habíamos llegado a la cumbre de Barú, a la cumbre de Panamá, que olía a páramo ecuatoriano.

Captura de pantalla 2018-03-18 a las 8.27.29

Disfrutamos de ese momento tan especial que te regala la cumbre, ese sentimiento de libertad, de silencio, de pureza, de alivio y sobre todo de paz.

Captura de pantalla 2018-03-18 a las 8.24.27

Hasta ese momento, la dificultad de la expedición nos había parecido bastante moderada, requiere un esfuerzo físico bastante grande, pero el camino hasta la cumbre fue relativamente bueno. No nos esperábamos que la dificultad se encontrara en la bajada. Debido al tipo de suelo de roca suelta tipo ripio era imposible bajar con el efectivo semi-trote. Debías ir lento y con freno de mano, dos palos que encontramos en el camino nos sirvieron de soporte y nos salvaron de varias y probablemente dolorosas caídas.

Fue eterno. Llegamos exhaustos pero felices de cumplir con nuestra primera cumbre del viaje, y muy agradecidos de tener una casita cómoda y caliente en la cual cobijarnos de los indomables vientos descendientes del ya lejano Barú.

 

Blog at WordPress.com.

Up ↑