Entre personajes y festivales de jazz que suenan a cumbia

Resulta que estamos a comienzos de julio del 2019, y son más de 7 meses desde que pasamos por las ricas tierras de Oaxaca. Wow! Como pasa el tiempo, y que vagos que nos hemos portado con el blog. La vida misma es sabia, y en momentos de estrés y de frustración, intento escribir esto para cambiar aires y conectarme nuevamente con las cosas importantes. 

Recapitulemos. Estábamos en mood luna de miel en Puerto Escondido en Rancho 4 Elementos, pero teníamos que continuar. Despedirnos de Fer fue como despedirse de un brother de toda la vida. Esos brothers que están para todas las de ley. 

20181115_181703

Salimos de Rancho 4 Elementos rumbo a continuar el viaje, con una idea de a donde ir  pero sin plan. Tan poco planeado estaba esta nueva movida que terminamos en un OXXO en la mitad de la carretera escampando del solazo. No sé como ni por que los OXXO se han convertido en puntos claves. No sé ni porque vamos, son el típico “convenience store” poco conveniente para el planeta, pero están en todo lado, así como los Seven Eleven en Bangkok.  Pero fue en este específico OXXO que muy convenientemente nos encontramos con Don Salomón. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cruce miradas con un personaje, un personaje que me recordaba a Don Juan Matus, de esos excelentes libros que estoy tan agradecido. Tal vez fue por eso que me sentí muy cómodo cuando Don Salomón, se acercó a nosotros a preguntarnos si estábamos bien o si necesitábamos algo. Seguramente nuestro look deshidratado en medio de ese calor y nuestras caras de “qué car·$%jos hacemos ahora” le llamo la atención. El sombrero, el pañuelo, sus facciones y su energía me desconcentraba de lo que nos estaba conversando. Por suerte le tengo a la Guz, que no dudo ni un segundo y confió 100% en este desconocido que nos llevaría a su comunidad. 

20181118_133822.jpg

Ventanilla esta a 20 minutos de Mazunte, que con su proyecto de restauración de mangle y playa hipnotizante nos asombró que no estuviera infestada de gente como estaban las playas vecinas. La fama de Mazunte, y el festival de Jazz atraían a la gente a otras playas lo que resultó perfecto para nosotros porque acampamos en el paraíso de Ventanilla. 

Oaxaca-181725.jpg

Después del merecido chapuzón en el mar, el coco helado, y de armar campamento, pudimos dar una vuelta y socializar. La brisa nos trajo una singular fragancia que nos acercó a un par de amigos que estaban disfrutando de la sombra y de unas buenas bielas. Miguel, Abraham y Armando, viejos amigos, confirmaban todo lo que sospechábamos de Don Salomón. En 30 segundos y después de haber “aclimatado” nos contaban que estaban en Ventanilla para visitar a Don Salomón. La última vez que estuvieron por aquí, tuvieron una experiencia muy parecida a la nuestra, y tan fascinados se encontraron por este peculiar personaje, que ya era la tercera vez que regresaban solo para conversar con Don Salomón. 

Don Salomón era el educador principal de la comunidad, ahora sabrán porque sentía tanta atracción por él. Ya retirado de dar clases formales en la escuela, maneja su pequeño negocio turístico y sigue “aconsejando a quien quiera conversar con él”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Después de un par de cocos helados más, Armando, Miguel y Abraham nos contaban que este finde era el famoso festival de Jazz de Mazunte. No le habíamos parado mucha bola al festival porque teníamos que continuar el viaje y un festival de Jazz no justificaba cambiar nuestros planes (al principio). Mientras conversábamos de la vida y comíamos cocos, llegó a nuestras manos el programa del festival. Estaba un poco confundido. Era un festival de Jazz? No sé exactamente que se considera Jazz por estos lados. Al revisar el “line up” del festival descubrimos que había más Cumbia y Funk que nada, y también descubrimos que 3 bandas que nos encantan tocarían en la clausura del festival. Ese instante, hicimos uso de la espontaneidad que esta a nuestra disposición. Cambiamos el pasaje de bus y nos quedamos para el festival, porque la cumbia sí justifica cambiar nuestros planes.

programacion-festival-mazunte.jpg

La Yegros, y Los Amigos Invisibles calentaban motores para el gran cierre del festival de Jazz: nada menos que la Original Sonora Dinamita. Al más estilo de Cumbia colombiana se clausuraba el festival de Jazz. 

Aunque disfrutamos mucho de la música, y del ambiente mexicano tan festivo, el festival dejó mucho que desear. No solo por la falta de organización y nula congruencia con la naturaleza del sitio. Mazunte es destino importantísimo para la anidación de tortugas marinas, hogar del Centro Mexicano de la Tortuga. En vez de hacer un festival con temática relacionada al símbolo más importante del pueblo, se quieren inventar el agua tibia. Fue triste ver como la playa estaba “arribada” de turistas. Después de 3 días de festival y de desmadre fue doloroso ver como quedo la playa y el pueblo. 

*Arribada: El anidamiento sincronizado a gran escala de algunas especies de tortugas marinas. Literalmente cientos de tortugas anidando al mismo tiempo. Patrimonio Natural de la Humanidad. 

92036

Foto: http://www.guestlist.net

Fue difícil verle el lado positivo a esta situación. Ser parte de algo tan irónico y tan impuro te rompe el corazón y te hace dudar de la inteligencia de la spp. Homo sapiens sapiens en el planeta. Pero he tenido varias revelaciones después de vivir esto, y revivirlo ahora que lo escribo. 1: Necesitamos compartir lo que hemos estado haciendo los últimos 2 años en Reserva Pacuare pro educación y pro conservación de la biodiversidad. 2: Sin importar qué tan duro sea, hay que seguir en el camino del “despertar”. Es difícil, porque el 98% del tiempo tienes que bajar de nivel tus conversaciones para no parecer un lunático. Tranqui, lo digo sin un centígrado de ego. 3: De vez en cuando se despeja la noche, y se ven estrellas; y muy de vez en cuando se ven estrellas fugaces. Esto es combustible para el alma! 

Pero bueno, este sentimiento agridulce con el que salimos de las 2 noches de festival, se vio eclipsado por la acogida tan increíble que tuvimos por el trío dinámico mexicano. Miguel, Armando y Abraham, prácticamente nos adoptaron. Nos llevaron a Huatulco, o al Acapulco de Oaxaca. Nos llevaron a las huecas del barrio para un tradicional desayuno con tortillas, que nos llenó de energía para ir a disfrutar de la solitaria playa el “violín”, que nos recordó a las mágicas playas de nuestro añorado Galápagos.

DEA3CB21-4BA6-4A3E-9FCF-1CB2DD3602B0.png

Foto: http://www.viajacompara.com

Una vez más volvimos a ser víctimas de la riqueza humana mexicana. No es justo este relato ni el más profundo agradecimiento para todo lo que nos ayudaron y brindaron en hospitalidad y energía los personajes de esta historia. Oaxaca no estaría tan clavado en nuestra memoria y corazón si no fuera por ustedes.

20181119_122526

One thought on “Entre personajes y festivales de jazz que suenan a cumbia

Add yours

  1. A los años leerles, me sacaron lágrimas de alegría, ver como ustedes sacan de cada lugar una nueva experiencia de vida. Conocer gente por todo lado es la mejor lección de vida que pueden experimentar. Sitios mágicos, lugares escondidos son y serán el mejor recuerdo en sus corazones. Les quiero y extraño. Silvia

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: