Comer para ser – Omar Chiriboga

223935_431176280252734_2010769703_n

Si alguna vez escucharon la frase “somos lo que comemos”, se han preguntado a que se refería esta gran frase? La abuelita alguna vez les dijo que coman todos los vegetales, o que se acaben la sopa si querían que les sirvan el postre. Si comemos basura, nuestro cuerpo se convertirá en un basurero, y si no, nuestro cuerpo reflejara lo que le alimentamos. Efectivamente, suena bonito, es convincente, pero, como llegar a los detalles de esto. Aquí una pequeña explicación. El ser humano esta compuesto por células, de diversos tipos y tamaños, y cada una con una función especifica que la lleva a cabo durante nuestra existencia. A pesar de que tenemos millones de células humanas, tenemos inclusive mas células de organismos unicelulares que están pegados a nuestro cuerpo, en distintas áreas, y en todas las áreas. Si no lo creen, o creen que esto es absurdo, pues les doy un poco de pruebas. Si usan desodorante, es por que tienen bacterias en las axilas. El desodorante no hace nada mas me maquillar el olor que producen las bacterias que han colonizado esta área del cuerpo. Por que huelen las axilas? Por que hay poco aire circulando en esta área del cuerpo, se crea un microambiente de humedad, mas el sudor del cuerpo, agregando la tan agradable temperatura de 37C, pues tienen un gran caldo de cultivo. Si nos vamos a otras partes del cuerpo como, por ejemplo el sistema digestivo, vamos a encontrar una gran cantidad de bacterias que viven junto a nosotros. Si, tu tienes bacterias en tu sistema digestivo. La gran noticia es que por lo general nuestro cuerpo esta poblado de bacterias que son benéficas, son buenas, y nos ayudan a llevar a cabo procesos como la digestión, de manera adecuada y eficiente. Las bacterias las pueden ver como maquinas procesadoras. A las bacterias se les entrega alimento, y ellas la van a transformar en algo distinto. Si es que a las bacterias que viven en nuestro sistema digestivo se les entrega alimentos saludables, ellas la transformaran en otros productos, que luego serán asimilados por las células humanas, y así seguirán estos alimentos nutriendo, o intoxicando al cuerpo humano. Creo que todos tienen claro estas ideas, ingerimos un alimento, los alimentos pasan por el sistema digestivo, toman contacto con las bacterias (flora bacteriana), y luego se nutren a las células humanas. De aquí en adelante las cosas se ponen un poco mas complicadas, pero voy a tratar de explicarlo. Primero tenemos que reconocer ciertos aspectos que son claves en nuestro sistema digestivo. En el sistema digestivo co-habitan alrededor del 70% de las células que son parte del sistema inmunológico. Esto quiere decir que hay bacterias que interactúan de manera directa entre los linfocitos (glóbulos blancos) en el sistema digestivo. Los glóbulos blancos son el ejercito protector en el ser humano. Los neurotransmisores son moléculas que son utilizadas por el cuerpo humano para transmitir señales de una célula a otra mediante un proceso llamado sinapsis. El 75% de los neurotransmisores son producidos en el sistema digestivo. La serotonina, uno de los neurotransmisores responsables por el sentimiento de felicidad, es producido en un 95% por el sistema digestivo. “Barriga llena, corazón contento”, debería ser actualizado a “bien alimentado, gran producción de serotonina”. Todo esto sabemos hoy en día gracias a la tecnología con la que contamos, sin embargo, este conocimiento de que somos lo que comemos, y la importancia de una buena alimentación ha sido parte del conocimiento del ser humano desde siempre. Y por que hoy en día es importante recordar esto, es por que la manera en la que consumimos nuestros alimentos, el estilo de vida, y la influencia externa han cambiado nuestros hábitos de consumo. No podemos negar que nuestros abuelos querían que comamos toda la sopa, que terminemos de comer todos los vegetales, incluida las remolachas. Pero siempre nos vimos tentados por comer la salchipapa de la seño de la esquina. Ahora, si queremos complicar un poco mas el panorama de las bacterias y el ser humano, estudios recientes han demostrado que hay mas o menos 1.5 bacterias por cada célula humana. Si multiplican ese factor por la cantidad de células humanas, van a tener millones de bacterias. Lo interesante de esto no es la cantidad de bacterias que existen en el cuerpo humano, si no la diversidad de bacterias que existen. Los científicos han podido determinar la diversidad de bacterias mediante estudios genéticos. Estos estudios encontraron que en el ser humano hay 22000 genes, mientras que las bacterias que viven en nosotros hay 3.3 millones de genes. Si pensamos en los genes como una maquina que produce una proteína, y cada proteína como la responsable de crear a su vez enzimas, hormonas, e intermediarios químicos que son utilizados en el cuerpo humano, pues el resultado es que somos 99% el resultado de los microbios a través de su expresión genética, y 1% el resultado de nuestros propios genes. Dependiendo de como lo vean, somos lo que comemos, o somos lo que alimentamos a nuestras bacterias, y lo que sale de ellas y es utilizado por nosotros. La diferencia es que antes veíamos a las bacterias como algo indeseable, pero en verdad, la felicidad, la salud, y el buen aprovechamiento de los alimentos depende de ellas, en una manera muy intima y directa. Comerán la sopita y todos los vegetales, comer para ser.

523459_10151129912646069_1046102351_n.jpg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: