Reflexiones en grandes ciudades

Nuestra enorme economía productiva nos demanda que evolucionemos comprando y consumiendo en el día a día. Como un ritual para satisfacer nuestro ego necesitamos comprar – consumir – remplazar – descartar para darle significado a nuestras vidas. Cuando compramos algo nuevo, simultáneamente se produce un sentimiento de logro o superación y normalmente viene con un halo de status o reconocimiento. Cuando la novelería pasa, el vacío empieza a acechar, y la solución es enfocarse en la siguiente prometedora compra.

consumerism

Foto: Quora

Estos datos son de una encuesta del 2002 en Estados Unidos retraídos del libro “Sacred Balance” de David Suzuki:

  • El 62% de niños de 12 – 13 años afirmó que comprar les hace sentirse bien con ellos mismos.
  • Un niño esta expuesto a 40.000 anuncios de TV por año. (sin contar vallas publicitarias, radio, redes sociales e internet en general, BTL y todas las locuras del nuevo marketing).
  • Ya en 1987 el número de centros comerciales supero el número de escuelas.
  • En promedio, padres de familia pasan 6 horas a la semana realizando compras vs. 40 minutos de tiempo con sus hijos.
  • Una mega tienda al estilo Walmart es construida cada 2 días!

Captura de pantalla 2017-11-28 a las 2.36.18 p.m.

Foto: Cloudinary

¿Les parece familiar? Ya conocemos al enemigo, solo basta verse en el espejo.

La mayoría de la población mundial (que esta por encima de los 7 billones), vive en grandes ciudades.

Hace un tiempo, tuve una conversación con un cliente que venía de visitar un país asiático (el cual no voy a nombrar pero todos sabemos cual es) haciendo un recorrido turístico. Filosofando, me contó una anécdota de su tiempo allá. En tour desplazándose en autobús, y después de despertarse con la camisa babeada, le preguntó al guía que en que ciudad se encontraban. El guía medio en broma (o no) le respondió que no estaban en una ciudad, estaban en un pueblo ya que solo tiene 4 millones de habitantes.

57e1b8dbc36188da448b47a4

Foto: amqueretaro

El aspecto más destructivo de las ciudades es la fuerte cisma entre Homo sapiens y la naturaleza. Básicamente una ciudad es un ecosistema creado por el hombre que contiene animales y plantas que nosotros escogemos para “protegernos” y escapar de la muy compleja estructura natural. Nos guarecemos del clima (hasta lo alteramos), procesamos nuestro alimento en “Granjas” industriales, la empacamos y recubrimos (porque la misma cáscara de la fruta no es suficiente), nos olvidamos de donde viene el agua y la energía, y nos hacemos de vista gorda donde se depositan nuestros desperdicios y fluidos.

img_3497

Foto: Kylfth

Mientras más nos alejamos del mundo natural, más nos rodeamos y dependemos de nuestros propios inventos.

En el hábitat humano, ciencia y tecnología perpetúan en nuestra ilusión de dominar el mundo. Ciudades manifiestan un modelo de pensamiento que esta basado en la estandarización, linealidad y predictibilidad, que si comparamos con la naturaleza, es todo lo contrario. Esta producción nos convierte en seres transformados artificialmente a responder a señales de tráfico, semáforos, sonidos de ambulancias, “beeps” del celular; y hemos olvidado (o han sido pasmados y silenciados) los llamados naturales como el viento, el canto de las aves, la lluvia, las ranas, las estrellas etc.

website-traffic

Foto: rssfeedsgenerator

Donde pasamos la mayor parte de la vida nos moldea, nos orienta y nos determina. Asfalto, concreto, vidrio nos desconecta de la tierra, el césped, el agua; y nos hace pensar que vivimos por encima de la natura inmunizándonos de lo salvaje. Somos prisioneros de nuestra tecnología y hemos perdido percepción del mundo real. La naturaleza no es el enemigo, es nuestra casa!

Captura de pantalla 2017-11-28 a las 4.07.31 p.m.

Foto: static.pulse.ng

Nuestra identidad y comunidad va más allá de sangre, piel y apellido; incluye acciones y pensamientos, el mundo en el que nos desarrollamos y como interactuamos con él. Amenazas a la comunidad incluye actualmente un pensamiento sobre modernidad. Ésta es vista como lo superior, dejando a un lado lo autóctono y ancestral. Lo tradicional es visto como primitivo o no deseado. Si cortamos lazos con nuestro pasado y de como nos relacionábamos harmoniosamente con nuestra madre tierra, perdemos memoria, vivimos sin contexto ni perspectiva y perdemos conexión con nosotros mismos.

Captura de pantalla 2017-11-28 a las 4.09.34 p.m.

Foto: grantcardonetv

El mundo que hemos creado es extraordinario, no me mal interpreten. Es un logro sin precedentes de nuestra gran capacidad cerebral, pero le falta un ingrediente. Necesitamos conexión espiritual verdadera para comprender a donde pertenecemos. La espiritualidad no tiene nada que ver con creencias, sino con conciencia!

Silicon Valley chip

No se si es moda o necesidad (o si la moda es una necesidad) pero cada vez la tendencia cambia para requerir mas tecnología, aparatos mas pequeños, y mas portables. Los fabricantes (y no estoy descubriendo el agua tibia) con su afán de enganchar a los usuarios y crear dependencia para ganar más dinero crean objetos con poca vida útil aunque el objeto en sí este en perfectas condiciones. El mejor ejemplo creo que son los celulares. Puede resultar más fácil, o incluso más barato, reemplazar tecnología u objetos viejos por modelos nuevos, más atractivos y relucientes. Cuánto le cuesta esto al planeta en recursos y energía! Esto se refleja también en muchas otras facetas, por ejemplo con la ropa que tenemos en nuestro armario. Antes de emprender este viaje, regalé prácticamente todo lo que tenía excepto mi equipo técnico de ciclismo y montaña y lo que estoy cargando en mi mochila:

  • 1 par de medias
  • 5 boxers
  • 1 pantalón (que se convierte en short)
  • 1 pantalón (todo terreno que ya tiene parches)
  • 1 jean
  • 4 camisetas
  • 1 camisa
  • 1 saco
  • 1 par de alpargatas
  • 1 par de chancletas
  • 1 terno de baño

Lo hice porque a parte de ser muy desprendido en cuanto a lo material, me hice ciertas preguntas que pongo a su discreción. Por si acaso no estoy juzgando, solo estoy preguntando:

  • Cuánta ropa tienes que no te has puesto en el último mes?
  • Cuánta ropa tienes que no te has puesto en el último año?
  • Cuándo fue la última vez que cosiste una media rota?
  • Cuándo fue la última vez que cosiste un parche en una prenda rota?

En la vida citadina cotidiana, solemos acumular millones de artículos en el paso del tiempo. Pendejadas que compramos –y que no necesitamos o no son indispensables- que solo tienen una solo vida y enseguida van a parar al basurero. Pero no voy a hablar de esto ahora (quizás a futuro me inspire para un nuevo post). En la actualidad descartamos o botamos demasiadas cosas al relleno sanitario (si lo hay), a las quebradas, a la calle, al océano! Cosas con desperfectos menores y que podrían tener una segunda, tercera o infinitas vidas. Lamentablemente se a perdido la cultura de la reparación, o no esta arraigada en generaciones actuales. Necesitamos una filosofía de reparar antes que renovar (y de aguantar nuestros “caprichos” antes que comprar- comprar- comprar …) Zapateros, técnicos electrónicos, costureras etc. deberían ser personajes esenciales del barrio, de los cuales sabemos sus nombres, apellidos e historia.

La dificultad esta en la reparación per-se o en la incomodidad e inconveniencia de mandarlo a reparar, verdad? Ahora, existen tendencias DIY (Do it yourself), sitios Web, videos en Youtube, e incluso Repair cafes que enseñan paso a paso como reparar y dar nuevas vidas a artículos y objetos cotidianos. Sino empezamos con un cambio de comportamiento, nuestro consumismo esta secando humedales, drenando manantiales, represando ríos, contaminando el aire, agua y tierra, deforestando bosques prístinos, promoviendo trabajo infantil, e incluso promoviendo genocidio. La biodiversidad que es el sustento de la capacidad productiva del planeta se esta extinguiendo.

Lo más extraño, alarmante, temible, y atemorizante de esta crisis es la ignorancia, desinterés y la falta de amor por lo que estamos perdiendo.

La noción de que el consumo es crecimiento, es suicida!

1_9Sbkhl5Q00OE5v2fZd8ukw

Foto: cdn-images-1.medium

Científicos, biólogos, y hasta negadores del Antropoceno podrán discutir que las extinciones son normales, naturales y que son hasta necesarias para la evolución y el proceso de formación de especies. Es verdad. Se han identificado 5 grandes extinciones masivas, y que sugieren que fueron eventos de escala global (como la extinción de los dinosaurios). Esto esta corroborado con datos científicos y hasta fósiles.

Lo que estamos viviendo en la actualidad es una progresiva extinción masiva sin precedentes históricos debido a acciones antropogénicas. Extinción significa para siempre! No creo que deba numerar las cifras, pero si nos ponemos románticos todos hemos oído sobre una icónica especie extinguirse, aves, mamíferos,reptiles etc. y si nada viene a tu memoria acuérdate del famoso gigante Solitario George.

Tu escoges tu estilo de vida! Necesitamos resucitar a nuestro planeta y lo hacemos despertando una espiritualidad y acción pro conservación para proteger y restaurar a nuestra querida Pacha Mama.

Nosotros estamos en el proceso de preferir un estilo de vida. Lo hacemos paso a paso, día a día, con decisiones tan simples como escoger como nos alimentamos. Como ejercicio espiritual hemos escrito nuestros propios mandamientos, que más a futuro compartiremos con ustedes. Lo que si podemos adelantarles es que ojalá no volvamos a vivir en una gran ciudad.

Este post nació después de visitar la enorme y traficada Bogotá, y después de hacer lo imposible para arreglar nuestra carpa y no tener que comprar otra nueva. En el próximo post les proponemos una lista de cosas o metas que podemos cumplir en nuestras vidas para desarrollarnos coherentemente con la situación actual de nuestro planeta y promover una cultura pro natura.

 

One thought on “Reflexiones en grandes ciudades

Add yours

  1. Recién tengo la oportunidad de leer esos sabios comentarios … son una gran verdad, adelante! Necesitamos gente como ustedes. Les mando un abrazo lleno de amor para GUZ Y PARA TI. Les quiero mucho.
    La abuela que les extraña mucho,
    Teresa

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: