Un río caliente

El Salado, una vertiente de agua termal natural que nace de la actividad volcánica del Patascoy. Recomendada por varios habitantes de Sibundoy, cada uno con su propia interpretación de cómo llegar a tan misterioso lugar, y con historias sobre sus aguas milagrosas, sus caminos de pendientes, barrancos y perdidos. Separamos un día entero para semejante aventura y expedición!

Madrugamos, desayunamos donde doña Carmen en el Mercado de la Biodiversidad Indígena (quién después de atendernos tantas veces ya nos invitaba a su casa), y nos dirigimos hacia el municipio de Santiago. Recelosos por las historias que nos contaban, decidimos ir con un lugareño que nos lleve y saque del Salado sin ningún inconveniente. Don Gerardo nos subió a su moto y nos destinamos a la vereda de San Andrés. Después en casi motocross hacia Balsayacu, en el cañón del río Blanco donde nacen los ríos San Francisco y Putumayo, empezamos la excursión.

Gerardo, mientras nos guiaba a través de potreros de vacas flacas, nos contaba como él cuando va solo llega en 25 minutos. Nosotros nos demoramos una hora y 40 minutos. Primero una pendiente drástica, seguida por un camino estrecho que daba hacia un derrumbe a través del cual ya podíamos ver el vapor de la vertiente; y finalmente una bajada tan inclinada que terminamos compitiendo por quien se caía más veces.  Al fin llegamos.

22627362_10159353724145431_1700009114_n

Nuestro cuerpo y mente no podían creer lo que se sentía. Un río caliente que formaba pequeñas cascadas de agua hirviendo, y cascadas de otra vertiente fría que se mezclaban para dar una temperatura de spa ! A esto hay que sumarle un paisaje alucinante: el cañón del río Putumayo donde los bosques alto-andinos se juntan con la amazonia, y la suerte de solo estar solos en este mágico lugar y momento.

PA120005.jpg

Una sensación totalmente diferente a la experimentada en las aguas termales capturadas en balnearios tan concurridas por los turistas.

22627565_10159353722445431_125000481_n.jpg

Al estar sumergidos en el agua caliente viendo solo árboles en el horizonte, nos sentimos como los únicos en el mundo. Nos fundimos en un pensamiento de paz y agradecimiento por estar vivos en este instante y por habernos dado la oportunidad de realizar esta aventura.

22627592_10159353722570431_2055737957_n

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: